Make your own free website on Tripod.com
RECURSO TIPO PARA MULTAS

A LA SUBDELEGACION DEL GOBIERNO EN ´´

          DOÑA MARIA JUANA .............  ......... ,cuyas demás circunstancias consta en el EXPEDIENTE......./99 tramitado por una presunta infracción del Art.25.1 de la L.O. 1/92, de protección de la seguridad ciudadana, ante esta Subdelegación compadece y, como mejor proceda, DICE:

    Que en el expediente de referencia le ha sido notificada la propuesta de resolución del mismo, y no estando conforme con su contenido, en tiempo y forma, viene a realizar las siguientes:

                                                       ALEGACIONES

      PRIMERA.—Sin perjuicio de lo que mas adelante se dirá , resulta que el informe toxicológico emitido no puede ser  suficiente para fundamentar una resolución sancionadora por vulneración del Art. 25.1 de la L.O. 1/92, de 21 de Febrero, de protección de la seguridad ciudadana.

   Efectivamente, consta en el expediente administrativo  el resultado del análisis que realiza la Dependencia de  Sanidad y que según la analista consiste en hachis, marihuana/ grifa. Lo que no se indica en dicho informe cual es el porcentaje de  T.H.C. en la sustancia analizada, aspecto este expresamente solicitado por la hoy alegante.

    Esta  cuestión, que la primera vista podría parecer baladí, cobra vital importancia si examinamos la         jurisprudencia del tribunal supremo que se a encargado de establecer que podemos entender por derivados del cannabis y en que concepto encuadrarlos en función del porcentaje de  T.H.C. que presentaran.

    No vamos  a entrar ahora en las diferencias   en el porcentaje del T.H.C. para considerar una sustancia como aceite de hachis, hachis, grifa, kifi o marihuana ,pero lo que es evidente es que hay unos porcentajes de T.H.C. por debajo de los cuales el Tribunal Supremo considera  que la sustancia en cuestión no debe ser considerada  “droga”,pudiendo tratarse de cáñamo textil o análogos sin toxicidad ni psicoactividad alguna.

El porcentaje de T.H.C. por debajo del cual  no podríamos hablar de ”drogas” viene siendo establecido entre el 0.5 y el  1% de T.H.C. La conclusión es que a no quedar acreditado cual es el porcentaje de T.H.C en las sustancias analizadas en este procedimiento , no podemos saber si realmente estas correspondían  a alguna  de las categorías  que son constitutivas de infracción administrativa , pues podia tratarse de sustancia sin toxicidad ni psicoactividad  alguna , no pudiendo imponerse sanción alguna por ello.

De hecho , la propia Circular de 3  de Junio de 1976 , de la Dirección General de Sanidad , sobre Informe Analíticos y Toma de Muestras , establece como aquellos análisis de supuestos derivados  cannabicos  cuyo porcentaje de T.H.C.  sea inferior al  0.5% debe considerarse como cáñamo industrial sin actividad farmacológica alguna .

Al no existir prueba de cargo que acredite la verdadera naturaleza de la sustancia aprehendida   ( y , por tanto no saber si consiste en alguna de las recogidas en el Art. 25.1 de la L.O. 1/92  de Protección de Seguridad ciudadana  ) deben estimase estas alegaciones y dictar resolución por la que se decrete la no existencia de responsabilidad administrativa.

    SEGUNDA _ Relacionado con la anterior alegación se formula la presente toda vez  que asido lesionado el DERECHO A UTILIZAR TODOS LOS MEDIOS DE PRUEBA PERTINENTES PARA LA DEFENSA  habiendo producido  INDEFENSION a esta parte  .
El procedimiento sancionador cuya propuesta de resolución impugnamos tiene una especial característica consistente en que las informaciones aportadas por los agentes de la autoridad,  previa ratificación en caso de haber sido denegadas por el interesado , podrán constituir base suficiente para fundamentar la resolución que proceda , salvo prueba en contrario ..............   ( Art. 37 de la L.O. 1/92 de la Protección de la  Seguridad  Ciudadana ), esto es , existe una presunción de veracidad de las informaciones de los agentes denunciantes , previa ratificación en caso de ser negadas , presunción  de iuris tantum que admite, pues , prueba en contrario.
En el expediente administrativo se solicito en el momento procedimental oportuno la practica de una serie de pruebas. Por un lado, se solicitaba la practica de la prueba testifical de los acompañantes el día de los hechos del compareciente y, de otro, se solicitaba un análisis completo de la sustancia aprehendida .

Pues bien , infringiendo lo dispuesto en los Art. 135 y 137.4 de la ley 30/92 ; del Art. 17 del RD 1398/93 , del Reglamento del Procedimiento para el Ejercicio de la Potestad Sancionadora y del Art. 24.2 de la Constitución española , no solo forma motivada el porque de dicha circunstancia, lo que vulnera claramente el derecho fundamental a utilizar los medios de prueba, debiendo pues dictar resolución administrativa por la que se declare dicha vulneración .

                        Por lo expuesto

    SUPLICO que teniendo por presentado este escrito, se sirva a admitirlo, y tenga por efectuadas alegaciones a la propuesta de resolución notificada.
 

                                 En ......................................a ...........de ...........................de.............
 

                                                                                FDO: Maria Juana