Make your own free website on Tripod.com
El Tratamiento del Hachís... y otras drogas más.
(cocaína, speed y anfetaminas orales, éxtasis)
Agradecimientos a:

ONEKAW, AICC (Asociación de Internautas Cannabis Café: http://www.cannabiscafe.net/), Liberad @ Maria (http://www.liberadamaria.org), La Marihuana .COM (http://www.lamarihuana.com), Isidro Marín... (la lista sigue, hay que completarla hehehehehe).
 
Introducción

Este es un libro editado en España, por lo que algunas de las cosas aquí expuestas solo son aplicables en dicho país.
Este libro no intenta facilitar ni promover el consumo, el tráfico ni ninguna otra actividad relacionada con drogas y delitos. Simplemente pretende informar, utilizando el derecho de libertad de expresión.
Solo esta recomendado para mayores de edad y allá ellos con el uso que le den a este. Al igual que un cuchillo, un videojuego, etc. puede ser utilizado para bien o para mal. Y es responsabilidad de los padres de los menores de edad la educación que estos reciban y el estar alerta para que este libro no caiga en sus manos (o bien que si lo haga, si estos así lo deciden conveniente).

En esta publicación el autor intenta poner en manos de todo lector la información aquí contenida de manera clara y concisa. Sin tapujos ni complejos. No se hace responsable de ningún mal uso que se le de a esta. Simplemente está hecho para leer e informar, y para leer e informar se debe utilizar.

Aquí se tratan diversos temas en torno al tratamiento, adulteración, fabricación, venta de drogas y mucho mas. El lector debe saber en cada momento que todo lo que pueda aprender no debe ser utilizado para ningún mal.

Se estudian las diversas situaciones de drogas en la calle. Su estado de pureza, su precio, sus distintas variedades... y luego se enseña, aproximadamente, la forma de saber su porcentaje de pureza, saber de que sustancia se trata, su precio original, su forma de obtención... ya que es un derecho fundamental de cada persona mayor de edad y responsable de sus actos, saber que grado de pureza de lo que se está utilizando. Y en este libro solo pretendemos favorecer la educación para que el que decida tomar, siendo mayor de edad, sepa lo que toma en cada momento y cuales son sus riesgos y cuales sus virtudes. Hay que saber como reaccionar ante cualquier improvisto de los muchos que ofrecen las sustancias en la calle. Por eso también se explica como depurar el hachís a fin de quitarle algunas impurezas y fumar algo mas sano, y otras cosas más que iremos viendo a lo largo del libro.

También veremos como los traficantes adulteran con otras drogas las originales para rebajar su precio y, a veces, hasta aumentar su potencia respecto a la original de forma más barata. Por culpa de esto uno nunca sabe lo que consume en la calle, y además a los problemas de la droga original se le deben sumar los de la otra(s) droga(s) utilizada(s) que acompañan a las primeras, tanto en su estado puro como en combinación con la original (ya que el efecto de una droga puede variar cuando se mezcla con otra). El objetivo es informar al lector de lo que podría estar comprando (además de lo que le pueden estar ofreciendo) y los posibles peligros, así como informarle de cuales son los métodos mas utilizados y el procedimiento a seguir por los traficantes para llevar todo a cavo.

Sin más, espero que este libro sea del agrado de todos. Muchas gracias por el interés depositado en él y se aceptan sugerencias, correcciones y todo lo que sea para próximas ediciones venideras (esperemos que las haya).

Si alguien quisiera poner en contacto conmigo, mi E-Mail es jalbam@tinet.fut.es y mi cuenta de MSN Messenger es drogaslibres@hotmail.com. Muchas gracias a todos.
 
 
 
 

Martes, 27 de agosto del 2002.

Juan Alba Maldonado
jalbam@tinet.fut.es
Capítulo 1: Hachís
 

* ¿Qué es el hachís?

La planta de cannabis hembra, una vez empieza su madurez y comienza a definir su sexo, hace crecer en sus florescencias hembras (en sus flores y hojas cercanas, o sea en sus cogollos) una resina pegajosa que esta formada por tricomas.
Estos tricomas forman lo que denominamos resina de marihuana o hachís.
Los tricomas tienen forma como de chupa-chup (son palos frecuentemente doblados y tienen cabeza en la punta) y el hachís purificado tiene más cantidad de cabezas de tricomas que los palos: lo que lo hace más potente.
Se ha especulado mucho sobre la utilidad de estos tricomas para la planta. La teoría que tiene más fundamento es la que dice que son para proteger la planta del sol.
No solo tenemos tricomas en las florescencias hembras. También existe resina en las hojas cercanas a las florescencias hembras y, en menor medida, en los tallos cercanos.
Hay plantas que producen más cantidad de resina de lo normal y a veces tienen resina hasta en sus hojas grandes.
Ocasional y espectacularmente también se pueden ver machos con cierta cantidad de resina, aunque no mucha. Hay cannabis macho que tienen mas resina que algunas hembras.

La psicoactividad de la resina depende de su origen. Si la materia se extrae de una planta poco potente, el preparado será poco potente. Esto no quiere decir que no se pueda sacar hachis potente de una marihuana floja, solo que si comparamos el hachis sacado de esta marihuana floja con otro sacado de una marihuana fuerte el primero se queda corto.
El hachis es un concentrado por lo que los efectos de la marihuana de donde se ha sacado se concentran en el, resultando más psicoactividad por menos volumen y peso.

El hachis más potente vendría de las flores hembra, seguido del de las hojas cercanas. Luego, el de los tallos cercanos a las flores hembras. Seguidamente, vendría el de las hojas mayores y tallos de esta. En último lugar quedaría el hachis sacado de plantas macho.
Por lo general, las partes de superiores de la planta son más potentes que las inferiores (los cogollos que están mas arriba suelen ser mas potentes que los de abajo).
Esto no significa que un hachis sacado de macho tenga que ser más flojo que el sacado de unas flores hembras, pero por lo general es así. Siempre depende de las plantas y del material de partida.
 

* ¿Qué contiene el hachís?

Como hemos dicho antes, el hachis es la resina (compuesta por los tricomas) de la marihuana. Normalmente se presentan prensados.
Los componentes del hachis son varios: cannabinoides, terpenos (que dan el olor…), etc. Los cannabinoides mas importantes son tres: THC (que da el efecto del colocón), CBD (que degrada a THC cuando se descarbolixa) y CBN (que es el THC degradado). Tanto el CBD y CBN también son psicoactivos, pero no tanto como el THC. Estos más bien dan un efecto narcótico.
El buen hachis debe tener un porcentaje elevado de THC, y poco de CBD y de CBN. Pero también hay quien dice que el hachis debe tener mucho CBD ya que su “magia” esta en que produce mas somnolencia que lo marihuana. Todo va a gustos y depende de la planta que se extraigan.
En la mayoría de países productores de hachis, este se sobre-cura (se seca poco a poco mucho tiempo) y da paso a que el THC se convierta en CBN. Por lo tanto, el hachis que más se conoce es el más narcótico.

El hachís ha podido ser isomerizado o pasado a acetato de THC.
Los terpenos son los causantes de dar el aroma a la marihuana y por lo tanto al hachís: geraniol… (agrandar la lista y explicar).
 

Buscar más info!
 

* El hachís en la calle:

El hachís es la sustancia ilegal mas consumida en nuestro país (España). Sus formas de presentación, calidad, variedad, color, gustos... son muy diversas. Tanto es así que hemos perdido el hachis verdadero y hemos sido inundados con piezas de calidad nefasta: incluso las que consideramos de buena calidad, no lo son tanto (la mayoría de veces ni por asomo). La culpa la tiene la prohibición y la gran demanda, que a causa de que Marruecos (el mayor productor de hachís a nivel mundial, y el que más exporta a España) no puede producir tanto hachis como compramos se ve obligado a adulterarlo para sacar mas. Aun así la adulteración seguiría existiendo puesto que sacar más cantidad de menos es una forma de ganar más dinero todavía (pero quizá si las demandas fueran menos la calidad subiría algún punto).

El hachis comercial viene a menudo sellado con símbolos para distinguirlos de otros. Esto no es ninguna garantía de calidad, puesto que cuando un sello consigue fama los demás productores se apresuran a copiarlo. Simplemente es la manía del hombre en dejar huella en todo lo que produce.

La forma clásica de consumirlo en España es fumado mezclado con tabaco y liado en un cigarrillo con la ayuda de papel de fumar. Muchos creen estar adictos al hachis, pero en realidad lo están al simple hábito de fumar o al mismo tabaco que ponen en los cigarrillos. También pueden estarlo a adulterantes adictivos añadidos al hachis. Es muy sencillo encontrar adictos a todas estas cosas, y más, a la vez.

En la calle nos podemos encontrar desde el clásico “apaleado“, que no es más que un poco de hachis de pésima calidad (procedente de plantas hermafroditas y macho, y algunas hembras pero de pobre calidad) adulterado hasta el tope. El apaleado de verdad no tiene nada que ver con esto, pues los marroquíes ponen la marihuana en un tamiz para separar la resina de la marihuana. Si la “apalean“ mucho se cuela mas material a parte de la resina (restos vegetales), pero aún así su calidad es buena. El apaleado que nosotros conocemos no es más que mierda con un poco de hachis de muy mala calidad. A menudo coloca por otras sustancias adulterantes que llevan, que también son psicoactivas (más adelante las veremos). Casi siempre esta mal conservado ya que los traficantes no lo cuidan con mucho aprecio (se trata de mierda barata). El colocón que suele dar es de mucho “muermo“ (“apalanque“, con “pesadez“ en la cabeza), puesto que tiene mucho CBD (que anula la ansiedad producida por el THC y apacigua) y por alguna sustancia mas que suele llevar (estramonio, por ejemplo).

La peor calidad viene dada por la “jerna“, que es un hachis como el “apaleado“ que nosotros conocemos pero todavía peor (peor conservado y más adulterado). El nombre viene de la “henna“ que es una tintura marroquí que se utiliza mucho para adulterar el hachís. Se dice que es el adulterante más utilizado para este fin. Pero la “jerna“ que nosotros conocemos no es por que esté adulterada con henna (el “apaleado“ tambien lo está), si no porque está adulterada con  mucha mierda. Aunque la “jerna“ no suele llevar tantos aditivos psicoactivos como el “apelado“, sí lleva muchos inactivos (ya sea por que ya son de origen inactivo o por la mala conservación que han degradado los principios activos de los adulterantes y se han vuelto inactivos). Por eso también suele colocar menos. Su colocón es como el apaleado pero a menudo distinto (o muy distinto) gracias a la mierda que suele llevar, que a veces también coloca (y no tiene nada que ver con el colocón del verdadero hachis).

Con ésto podemos ver que entre más malo es el hachís, más barato es y menos aprecio le tienen los traficantes por los cuales pasa el producto antes de llegar al consumidor final (lo que repercute en su mala conservación). Generalmente el colocón que produce el hachís de mala calidad (si se le puede llamar hachís) puede venir my a menudo acompañado de un malestar (o varios) de tipo físico y/o mental; nada que ver con el placer que produce, en la mayoría de personas, el THC que es lo que debería abundar y no faltar. Es más, debería ser lo único que formara parte del hachís (además de otros cannabinoides, como el CBD, el CBN y aceites esenciales que le dan el aroma).

Los productos de mayor calidad van destinados a un grupo más reducido de consumidores que forman parte de un mercado donde la adulteración tiene que ser un tanto más reducida y más “bien hecha”. Es por ello que sea más susceptible de adulterar el hachís cuando ya es malo que cuando es bueno. Puesto que el malo va a seguir destinado al mismo mercado de personas, este adulterado mucho o muchísimo, y el de buena calidad si se adultera no lo va a querer ningún consumidor habituado a mejor calidad.

En el grupo de hachís de mejor calidad entra el polen (hachís mas o menos bien conservado, menos adulterado de lo normal), la chicha o crema (hachís menos adulterado que el polen todavía, y generalmente mejor conservado y de más reciente fabricación) y otros tipos de hachís marroquí  de producción “casera” y producidos a menor escala como el huevo o bellota (muy escasos y muy pocas veces adulterados).
Por norma, entre más comercial es un hachís de peor calidad es. Por desgracia, abunda el comercial y escasea el puro.
Por muy puro que sea el hachís de Marruecos, es siempre mejorable. Las técnicas que utilizan para extraer el hachís (dando golpes encima de un tamiz) hace que se cuelen impurezas y no solo las glándulas de resina que son las que nos interesan. Por ello es de mejor calidad entre menos de apalee (golpee encima del tamiz) la marihuana, puesto que entre menos golpes menos materia vegetal desprende. El tamiz tampoco es el más indicado ya que sus agujeros son, la mayoría de las veces, demasiado grandes y dejan pasar demasiada materia vegetal y “purifican” poco.
De cualquier forma, y aún teniendo un hachís puro sacado de
marihuana sólo, ésta (la marihuana, que es el material de partida) es siempre de pésima calidad en Marruecos. Y si el material de partida es de mala calidad, el final es también malo. No significa esto que no sea bueno, si no que podría ser infinitamente mejor si la marihuana fuera buena.
En Marruecos utilizan machos, hembras y hermafroditas indistintamente para la producción de hachís (ya que tienen unas plantaciones tan extensas que sería un trabajo muy pesado tener que separar la cosecha por sexo). Además, así producen más cantidad a costa de bajar la calidad unos puntos. La marihuana de este país se acerca más al cáñamo industrial que utilizamos para producir fibras textiles que al cáñamo narcótico que nosotros conocemos por marihuana. Es por ello que muchas veces una marihuana de buena calidad, como una hembra holandesa con pedigrí, nos puede hacer mucho más que un hachís marroquí por muy bueno que éste sea.
En Marruecos quien se dedica al cultivo de marihuana es para producir hachís, y son humildes campesinos explotados por las mafias que les pagan cuatro monedas por un trabajo que requiere mucho esfuerzo (pero aún así ganan más con el cultivo de marihuana que el cultivo de otras hortalizas y vegetales legales y por esto escogen el primero). Por lo que las semillas son de mala calidad, y por lo tanto la marihuana que sale también. Además, el poco cuidado que le dan a las plantas (son demasiadas y la ignorancia respecto al cultivo abunda) hace mermar todavía más la calidad (el cáñamo es una planta que crece sin problemas sin demasiados cuidados, pero si le cuida crece muchísimo mejor).
A todo esto se le debe sumar la forma que tienen de secar la marihuana antes de tamizarla y extraer el hachís: secándola al sol. Al secarla al sol hace que su sabor mejore (el hachís no sabe nada a clorofila) y que se desprendan las glándulas de resina más fácilmente (ya que están muy secas, casi tostadas). Pero no todo son ventajas: al secarla al sol el THC se degrada a CBD y la potencia del producto baja bastante y produce un efecto más “narcótico” que “activo”. Tienen la costumbre de secarlas al sol en el tejado de sus casas, por lo que suele coger moho solo con la humedad de la noche y esto puede ser muy perjudicial para la salud. Lo ideal seria que la secaran poco a poco a la oscuridad en un lugar ventilado, fresco y seco. Y luego que la curaran (secaran muy poco a poco) para quitar el sabor a clorofila y pasar el CBN a THC y que el THC no pasara a CBD (para conseguir el máximo porcentaje de THC que es el que mas interesa). Pero claro, las prisas por hacer dinero de las mafias y la ignorancia de los pobres campesinos no dejan sitio para tantas “exquisiteces”.

Luego entra el almacenaje de las piezas de hachís ya creadas: en lugares húmedos y penosos que empeoran todavía más su ya pobre calidad. También suelen ser preocupantes, por no decir peores, algunos sitios donde se almacenan para el transporte de Marruecos a los países destinados (debajo de un barco mojando las piezas con agua salada del mar, en el depósito de combustible de un coche, en el estómago de alguien...).

Con esto al lector le debe quedar claro que no hay nada mejor que un hachís realizado solamente con marihuana buena, potente, sin adulterar y bien cuidada en cada uno de los procesos. Y cualquier persona que cultive calidad y haya probado de sacar su propio hachís sabrá lo que aquí explico. Ni punto de comparación con lo que se encuentra en el mercado, ya que por muy bueno que pueda ser el producto el hecho de estar en el mercado significa que es comercial. Y siempre que hay dinero por medio, prima más el hacer dinero que la calidad ofrecida. Pese lo muy elevada que pueda ser esta.

Si el hachís más bueno que nos puede llegar de Marruecos es tan pésimo, da miedo imaginarse cuando encima lo adulteran con otras sustancias.

La mayoría de adulteración se produce una vez extraída la resina de la marihuana (que son las glándulas puras o casi puras que formarían el hachís de calidad) justo antes de prensarla. Una vez se tiene toda la resina junta, se mezcla con los demás adulterantes y se prensa. Luego se almacena y se destina al tráfico.
Los campesinos marroquíes sólo cosechan la marihuana y extraen las glándulas de resina de ésta mediante su técnica de “apaleamiento” que seguidamente venden, por muy poco dinero, sin prensar ni adulterar a las mafias que tienen talleres en el mismo país, Marruecos, donde se encargan de procesarlas y destinar el producto final resultante a la venta internacional (fuera del país). Son éstas, las mafias, las más interesadas en hacer dinero que en la salud de los consumidores y los que más y mejor adulteran el hachís antes de venderlo. Luego son traficantes menores que venden el producto adulterado, de los cuales alguno antes de venderlo prefiere adulterarlo más y ganarse más dinero. El precio baja mucho y la calidad muchísimo.

A veces un signo de calidad, se dice, puede ser que al acercar una llama de fuego a la pieza de hachís este burbujee. El problema es que esto también se consigue con adulterantes como la cera y demás que hace que este haga burbujas estando adulterado. Además, un hachís de buena calidad no siempre tiene porque burbujear ya que esto depende del prensado y del tiempo que lleva este fabricado. Contra menos prensado y más viejo sea la pieza, menos burbujas hará (muchas veces ni siquiera hará ninguna). Por lo que concluyo que este método no siempre es infalible, pero se puede utilizar junto a otros métodos para hacer una valoración global pero jamás utilizar sólo este signo “de hacer burbuja” como único indicativo de calidad.
 

* Tipos de hachís comercial y qué son en realidad:

Los tipos de hachís que podemos encontrar son distintos dependiendo en que zonas e incluso en que épocas. Los nombres que se le dan a estos también pueden ser variables. Los precios también son muy variables. A continuación explico las denominaciones más comunes en España y las características más destacadas (estas pueden variar en según qué lugar del país).
En general los precios se mantienen casi iguales en una misma zona debido al monopolio existente del hachis y la poca competencia; hay muchos camellos, pero casi todos son compradores de mafia marroquí. Marruecos tiene el monopolio. Pero su precio de venta al mayor sí que suele variar algo más, dependiendo de cómo haya ido la cosecha… si la cosecha ha ido mal, el producto se encarece y hay más adulterantes.

No olvidéis una cosa: para reconocer una buena calidad, hace falta reconocer una mala.

Hachís Marroquí (Marruecos):

El hachís marroquí es el que más abunda en España. Marruecos es el mayor productor mundial de hachís.

Sus técnicas de extracción son mediante apaleamiento encima de un cedazo que hace de filtro para colar la resina y no la marihuana (lo que implica más materia vegetal resultante pasada por el cedazo entre más fuerte se apalee la planta que está encima de éste). Decimos que un hachís es más apaleado cuando se ha dado más golpes a la planta para  extraerlo.
Este proceso se llama tamizado, cribado o apaleado.
Este cedazo muchas veces no tiene las micras correctas y su tamaño de agujero suele ser muy grande, ya que utilizan medias, filtros de café y otros filtros que no son tan buenos para la realización del hachis como uno especial con unas medidas de agujero ideal para tal fin. Esto también implica mayor materia vegetal y una incorrecta tamización.
Por si fuera poco, muchos fabricantes de hachis optan por hacer polvo la marihuana antes de tamizarla para producir mayor cantidad de hachis (que en realidad es hachis con materia vegetal). Con ésto, siempre caerá mucha más materia vegetal que estando la marihuana picada en trozos grandes. La producción se eleva y los costes se abaratan (para los productores, muy poco o nada para nosotros).

Las plantas utilizadas son más cercanas al cáñamo industrial que a la buena marihuana: son muy poco potentes y cargadas de CBD. Además, antes de extraerles el hachís son secadas al sol (durante un año o más) lo que ayuda a degradar el THC a CBD y por lo tanto el hachís resultante da un efecto bastante más pasivo y no activo como el del THC (el CBD calma el efecto nervioso del THC). A esto hay que sumarle la posible recolección tardía de las plantas para darles tiempo a producir más resina y así más hachís: la resina es más abundante pero parte de ella ha perdido THC y se ha degradado a CBD, por lo que todavía es más calmado el efecto. Aunque no siempre se recolectan tarde: a veces las prisas de los cultivadores hace que se recolecten pronto.
Otro punto negativo al secar al sol las plantas es que el calor y la lluvia pueden hacer que la resina que hay en la planta se funda y se pegue entre sí o agranden su tamaño, y entonces no colará al tamizar la planta. En definitiva: al estar tan secado al sol, las glándulas se desprenden con mayor facilidad, pero también el polvo de planta; pero, sin embargo, se pierden glándulas que se pegan entre si o se “hinchan” y no pueden colar por el tamiz. Además, el dejar las plantas en los tejados de las casas es peligroso por la posible proliferación de hongos muy dañinos para la salud, moho, etc... y contaminantes de otro tipo como agua (¿y si hay una posible lluvia ácida seria peor, no?), excrementos de animales (sobretodo aves), polvo y tierra que trae el viento y se pega a los tricomas de las plantas (puesto que la resina es pegajosa), residuos de combustión de algún incendio cercano, etc.
Los cuidados que se les da a las plantas no es el mejor, debido a la ignorancia de los cultivadores y también por la imposibilidad de prestar atención a todas las plantas (plantan hectáreas). Esto significa que hay existencia de machos que fecundan a las hembras y fuerzan a esta a madurar más temprano: de nuevo se acelera la maduración y esto significa más CBD resultado de la degradación del THC. Pero muchos marroquíes cultivadores (no todos) no derrochan nada: utilizan igual machos que hembras para realizar el hachís lo que hace perder bastante más calidad al producto final

De puntos a favor el hachís tiene su aroma especial y buen sabor, gracias a su especial curado bajo el sol. También es el favorito para los que prefieren un efecto más pasivo y menos activo. Los amantes de las índicas encuentran en este hachís un buen aliado cuando la marihuana índica escasea. Lástima que sea tan poco potente.
Además, el cultivo que se utiliza en Marruecos es el cultivo de secano: lo único que riega las plantas es la lluvia, cuando llueve. Esto hace que las plantas crezcan poco, espigadas hacia arriba (delgadas y bajitas) y aceleran así su maduración. Esto produce un stress que puede causar un mayor numero de machos pero las que son hembras suelen producir mas cantidad de resina al verse estresadas (lo que implica mas THC, mas CBD y mas CBN). La lástima es que además de que así se aseguran menos hembras, las hembras que salen pueden volverse (y se vuelven) hermafroditas.

La forma que tienen de prensar el hachís suele ser en frío: esta técnica también es conocida como prensa mora. Sin embargo, muchos se suelen ayudar de calor (normalmente desprendido del vapor de agua) para facilitar el trabajo, sobretodo cuando se trabaja con piezas pequeñas que no cabrían en una prensadora: además, como la prensan con las manos pueden darle la forma que quieran. Si el hachís es de buena calidad no hace falta calentarlo, pero cuando está algo más apaleado se hace una tarea difícil hacerlo sin alguna fuente de calor. Y cuando el hachís ya está demasiado adulterado o tiene muchas impurezas, se necesitan aglutinantes para que la masa pegue (esto ocurre en el hachis de segunda para arriba, a veces incluyendo a este).

El mejor hachis que se consigue en Marruecos se lo fuman los propios campesinos, familiares y amigos de éstos, etc. O bien lo envían a holanda a un precio bastante mas caro que el nacional. Cuando se envía a Holanda el hachis también suele ser adulterado antes de enviarlo, pero aun así suele ser mejor que el de España (aunque no siempre es así, hay partidas de hachis destinadas a Holanda igual que las de España e incluso peor).

El olor característico del hachis marroquí viene dado a la variedad que cultivan ahí. Además, huele especial porque su secado y curado (mas que secado, ¡casi lo tuestan!) lo realizan al sol en los tejados de las casas (donde coge moho, humedad…) y luego lo curan un mes o así dentro de una habitación oscura de la casa (lo que ayuda a coger humedad y a la proliferación de mas hongos, de cucarachas y otros bichos que dejan sus huevos…). Si queremos algo similar en aroma necesitaríamos una variedad de marihuana con olor parecido y luego secarla al sol e imitar el proceso igual que lo hacen los marroquíes.
El hachis apaleado huele mas a trementina y a otros perfumes que a hachis, por mucho que se parezca en aroma (intentan imitarlo y lo consiguen bastante bien). Hay gente que se cree que es el verdadero olor del hachis y está muy equivocada.

Para conseguir semillas para la próxima cosecha agitan las plantas y dejan caer las semillas mas maduras. Esto se realiza antes de ser tamizadas y hace perder un porcentaje importante de glándulas maduras de la planta al ser agitada.

La marihuana marroquí cada día es peor ya que las plantas hijas procedentes de una semilla que ha dado una planta mala suelen ser peores que la madre. Y las nietas peores que las hijas, y así… No siguen ninguna técnica eficiente en seleccionar las mejores plantas.
Antes la marihuana marroquí era mejor ya que no estaba tan degenerada. La consumían sin tamizarla (sin quitarle la resina) localmente, mezclado con tabaco local (taba que se llama) dentro del país, bajo el nombre de Kiff o Kiffi. Entonces cuidaban bien la marihuana ya que iba destinada para el autoconsumo de los propios campesinos y, a lo sumo, para gente de la zona.

En los 60 o así, un grupo de hippies les enseñaron a fabricar hachis y como vieron una salida comercial, comenzaron a fabricarlo. Desde ese día la marihuana que se utilizaba para el kiff no era tan potente ya que le extraían antes la resina para fabricar hachis. Y aún seguimos así.
Así ha ido creciendo mucho más el cultivo destinado al cannabis para realizar hachis, por lo que tienen tantas hectáreas de plantas que les es imposible controlarlas todas y mimarlas como antes. Además, las tratan sin cariño ya que las utilizan para sacar hachis que irá destinado a gente desconocida fuera del país y no como antes que la marihuana iba destinada a gente mas cercana y del mismo país.
Por ello se mezclan machos y hembras, y las semillas que utilizan para el próximo año no saben siquiera quién es el padre (y la madre tampoco les importa mucho).
Cada vez hay más hectáreas de cultivo de cannabis en Marruecos, pero cada vez es mas malo el cannabis. Es bastardo, está cada temporada más cañamizado.

Mafiosos inteligentes han proporcionado a los campesinos que les proporcionan el hachis semillas de genética mas o menos aceptable comparándola con la que genética que tienen ahora. Unas semillas hijas de una skunk, categoría F2, son mucho mejores que las que actualmente tienen. Así las mafias aseguran que los campesinos produzcan más y más potente y podrán luego adulterar más el producto, que al haber más producción les saldrá mas barato. Lo malo es que se está perdiendo la variedad marroquí y se está mezclando con otras comerciales que al final también acabaran cañamizándose si siguen tratándolas así.

A medida que el tiempo pasa, los cultivos de Marruecos se agrandan. Cuando pasa ésto, la calidad baja (debido a que es más difícil cuidar toda el área de cultivo… bueno, ni siquiera la cuidan nada. El precio también baja, pero no tanto como la calidad.

A continuación, expondré los tipos de hachís marroquíes más comunes (y no tan comunes) que podemos encontrar en la calle.

Formas comerciales del hachís marroquí:

Estos son los preparados marroquíes que se encuentran. La mayoría están adulterados ya que están destinados a comercializarse.

Apaleado, de palo, de ficha, soap, soap-bar, chernobyl, rocky, black rocky, shit, posion-hash, poison, ful, mierda, veneno, madera, jabón: el hachís que más abunda, por desgracia. Está muy adulterado y no suele tener ni pizca de hachís. Más bien se realiza con extractos de cannabis, adulterantes activos para darle potencia y otros adúlteres que provocan que tenga más peso y más volumen. No está bien conservado y a menudo suele ser antiguo, ya que se vende deprisa pero se produce más deprisa todavía.
No tiene nada que ver con que hayan apaleado mucho la marihuana, puesto que la principal característica de este hachís no es que esté muy apaleado si no que esté muy adulterado.
Muchas personas afirman que este es el que mejor olor desprende. Esto es debido a adulterantes que le proporcionan el buen olor ya que si éstos no existieran, el olor de esta masa asquerosa de ingredientes de procedencia más que confusa sería bastante desagradable.
Se le tiene que aplicar bastante calor (tener una llama constante durante mucho tiempo en la pieza) para que esta se torne blanda y nada más tocarla se deshaga con facilidad como si fuera tierra. Al deshacerse no suele ser un polvo uniforme y suele tener grumos, pero si se le aplica mucho calor se deshace todo con mucha facilidad. Si se le aplica sólo un poco de calor, con un rato corto con una llama, el hachís se vuelve moldeable como la chicha pero se deshace también un poco si no se tiene cuidado (aunque ésto también depende de lo bien conservado que esté, qué tipo de adulterantes se hayan utilizado...).
Se suele adquirir por piezas de 2,5 a 3 gramos (denominadas talegos) a 5 o 6 euros. También por 30 euros unos 25 gramos. En mayor cantidad suele ser un kilo (mil gramos) a unos 780 euros. El más barato después de la jerna.
Su tamaño máximo por pieza entera suele ser de un kilo, existiendo también de 2 kilos e incluso más (y a veces menos de un kilo). Su forma suele ser rectangular, como un ladrillo.
Tiene un porcentaje de THC muy bajo (de 0% a 3% aproximadamente) e incluso a veces hasta nulo (su efecto se apoya en otros adulterantes de origen psicoactivo).
La mayoría pertenecen a hachís de quinta, como mínimo (lo más común es que sean de sexta o peor) y luego muy adulterados.
En el Reino Unido (UK) este hachís se prensa en tabletas de 250 gramos de color negro que reciben el nombre de soap o soap-bar (jabon o barra de jabón) gracias a la similitud que tiene con una pastilla de jabón común. Este suele haber sido adulterado por intermediarios y también recibe el nombre de “rocky” o “black rocky”. Si el soap es muy malo, es casi tan malo como la jerna. Si no lo está, es hachis de ficha o de calidad similar. Suele venir como apaleado a España, y en España, Francia o UK ser adulterado para convertirlo en soap-bar.
En Francia se le denomina “Chernobyl” o “Tschernobil” como parodia (sin gracia) al desastre nuclear acontecido: el hachís es tan malo y está tan adulterado que parece una mutación. Ironía pura.
El hachis apaleado huele mas a trementina y a otros perfumes que a hachis, por mucho que se parezca en aroma (intentan imitarlo y lo consiguen bastante bien). Hay gente que se cree que es el verdadero olor del hachis y esta muy equivocada.

Henna, jerna, mojado, petrolero, corcho, ful, shit, rocky, black rocky, soap, soap-bar, chernobyl, poison-hash, poison, veneno, mierda, madera, podrido, jabón, carbón, petroleo: se trata de hachís que conocemos como apaleado, pero mal conservado (muy caducado, demasiado seco) y/o más adulterado todavía (ya sea de origen adulterado o se ha adulterado posteriormente al salir de fábrica). Cuando es mojado se refiere a que ha sido encontrado en el mar al caerse un alijo a algún traficante despistado, etc.
El llamarle “jerna” no significa que contenga henna como principal característica, ya que el apaleado e incluso el polen y demás también pueden contener henna como adulterante (el apaleado y la jerna, con mucha más probabilidad que el polen). Lo que pasa es que como es tan común el uso de ésta para adulterar el hachis, se ha pasado a llamarle igual al hachís cuando es de mala calidad y está muy adulterado (sea con henna o con lo que sea).
Al aplicarle calor suele reaccionar igual que el apaleado, pero a veces debido a estar peor conservado este hachís es más difícil de deshacerse.
Su precio es el mismo que el apaleado, aunque a veces es más barato. Muchas veces no puede ni venderse ya que no tiene salida comercial de lo malo que es; entonces, el comerciante opta por mezclarlo con hachis de mayor calidad y así librarse de el (es muy utilizado por los camellos de a pie).
Su porcentaje de THC es similar al del apaleado (de 0% a 3% aproximadamente), e incluso a veces menor o también nulo (también se suele apoyar, en mayor porcentaje que el apaleado, en otros adulterantes psicoactivos).
La mayoría pertenecen a hachís de quinta, como mínimo (lo más común es que sean de sexta o peor) y luego muy adulterados.
Su presentación y su forma suele ser igual que la del apaleado, a no ser que algún fabricante lo haya vuelto a adulterar y le haya dado otra forma diferente: no suele ocurrir ya que si lo adulteran lo vuelven a prensar de la misma manera para que no se note. Esto le suele pasar a la mayoría de hachis denominados en UK como soap (soap-bar, rocky, black rocky…) o en Francia como Chernobyl (leer mas arriba cuando se habla del apaleado, para mayor información).

Polen, polen rubio, polen marrón, cripy: suele ser un hachís de mejor calidad que el apaleado, pero también más caro. No tiene tantos adulterantes o los disimula mejor (ya que algunos que conocemos por polen a veces pueden ser peor que el apaleado). Este sería un hachís verdaderamente muy apaleado que además de contener glándulas de resina también contiene otras impurezas vegetales. Además, suele estar adulterado en mayor o menor medida y no tan bien conservado como debería.
Suele estar poco prensado para aparentar más volumen y da un aspecto claro donde se pueden distinguir más o menos con claridad las glándulas de resina. Su tacto es gomoso y si se maneja mucho se vuelve más oscuro y más parecido a la chicha o crema (pero de menor tamaño, y es lo que no les interesa a los traficantes). Por este aspecto rubio claro y su forma de deshacerse al acercarse una llama (como goma de mascar con tierra, que oscila entre como se deshace el “apaleado” y como se deshace la “chicha”) es por lo que se le llama polen, además de por que las glándulas de resina que son tan visibles al estar poco prensadas se puede parecer en aspecto al polen de algunas plantas.
El hachís marrón, mas oscuro que el rubio o “cripy”, es debido la mayoría de las veces a que esta mas prensado o mas adulterado.
Al estar poco prensado normalmente, es por lo que se seca con facilidad y se caduca más deprisa. Si no se vende deprisa bajará su calidad y el traficante se verá obligado a rebajar su precio y/o a adulterarlo con algo más.
Su precio es algo más caro que el apaleado aunque con suerte a veces se acerca a este e incluso se puede llegar a rebajar algo más. Suele venderse en piezas de un gramo a dos gramos por 5 o 6 euros. En piezas de 25 gramos suele valer de 30 a 60 euros, existiendo incluso que lleguen a 90 euros como muy caro. Su tamaño máximo por pieza entera suele ser de 200 gramos, existiendo también de 100gr, 250gr, e incluso un kilo. Las piezas más comunes, de 200 gramos, suelen tener un precio de 240 euros cada una. Su forma suele ser rectangular, como un ladrillo y a veces se encuentran en forma de cuadrado delgado.
El polen suele tener un porcentaje de THC más elevado (de 1% a 6%) que el apaleado, pero no suele ser más que el que acostumbra a tener la chicha. E incluso a veces también pueden encontrarse piezas sin pizca de THC, aunque no son muy comunes.
La mayoría pertenece a hachís de tercera, aunque es bastante común que sean de cuarta. Los mejores pertenecerían a hachis de segunda.

Chicha, manteca, chicle, goma, cera, plastilina, blandibluc, polen negro, chicha negra, polen cremoso, polen resinoso, polen pegajoso, xaouen, chaouen, chawen, chauen, ketama, chicha resinosa o crema: Este es como el polen pero menos adulterado y menos apaleado. A veces está más adulterado que el polen pero lo suele disimular mejor. Al ser más caro los traficantes lo cuidan mejor y suele encontrarse mejor conservado.
Se denomina así porque al acercarle una llama se vuelve con el calor como una goma de mascar y más que deshacerse se moldea. Esto no es un indicativo de calidad ya que con según qué adulterantes (como pegamentos) es posible dar este efecto haciendo creer al consumidor que está delante de algo bueno cuando en realidad está delante de un producto mejor disimulado.
Al estar casi siempre bastante prensada, se conserva mejor que el polen. Pero si se conserva mal y deja secarse o la pieza es muy vieja, perderá calidad y al acercarle una llama se deshará y no se dejará moldear tanto como antes.
Su precio es parecido al del polen, aunque la mayoría de veces es más elevado. Las piezas que se suelen vender son de 1 gramo y suelen valer de 5 a 6 euros. Por 30 euros suelen dar 8 gramos y comprado en piezas de 25 gramos pueden valer entre 40 y 120 euros las más caras. Su presentación más común, en piezas enteras, suele ser en piezas de 100 o 200 gramos, existiendo piezas de 25 gramos o de más de 200 gramos. La pieza típica de 100 gramos acostumbra a valer unos 150 euros. Su forma suele ser cuadrada y delgada, como un ladrillo. También existen rectangulares.
Su porcentaje de THC (2% a 8%) suele ser algo más elevado que el del polen, aunque no siempre.
Lo más común es que pertenezcan a hachís de segunda, aunque también los hay de tercera y, en menor medida, de primera (los de mejor calidad).

Burbuja o aceitoso (no confundir con aceitado): se trata de chicha adulterada menos de lo normal, de reciente fabricación (y/o bien conservado) y bastante prensada. También pueden aparecer en el mercado negro piezas adulteradas con cera u otras sustancias que provoquen burbujas al acercar una llama y dar paso a confusiones, por lo que hay que ir con mucho cuidado con ésto.
A veces cuando un hachís de burbuja se conserva mal puede pasar a ser simplemente chicha, ya que pierde el efecto de hacer burbujas.
La chicha, chicle o crema que es buena y está bien conservada también burbujea por lo que pasaría a ser de este grupo.
Al acercarle una llama burbujea y se ablanda como la chicha permitiendo moldear su figura. De ahí su nombre, de las burbujas.
Su conservación suele ser igual de buena que la chicha, aunque su propiedad de hacer burbujas es fácil que la pierda si se deja secar o la pieza ya no es de reciente fabricación. Al igual que la chicha, la propiedad de ser moldeada al acercarle una llama también va perdiéndose gradualmente a medida que va secándose o caducando.
Su presentación y precio es muy parecido o el mismo que la chicha, pero suele venir en piezas más pequeñas y ser algo más cara la burbuja (piezas de 25 gramos por 90 euros o más caras). Su forma suele ser cuadrada y delgada, como un ladrillo. También existen rectangulares.
Su porcentaje de THC (de 2% a 10%) suele ser igual o un poco más elevado que la chicha.
Lo más común es que pertenezcan a hachís de segunda, aunque también los hay de tercera y, en menor medida, de primera (los de mejor calidad).

Huevo, huevito, nuez, cagado, hueva, culero, vaginal, anal o bellota, hugh, nut: es hachís de fabricación casera, menos comercial que los demás (aunque también lo es). Su producción es escasa ya que no se fabrica en gran escala. Sus productores pueden ser los mismos campesinos. Es un hachís que puede ser muy apaleado o poco apaleado, pero sin adulteraciones aparentes (aunque muchas veces también las hay). Cuando está poco adulterado, es muy puro, de reciente fabricación (y bien conservado), y además está muy pensado también burbujea al acercarle una llama. Suele ser mejor que el de burbuja, pero no siempre es así.
La mayoría de las veces cuando se le aplica calor se puede moldear como la chicha, aunque hay veces que se deshace como el polen (algo así entre crema y tierra al tacto, pero no se deshace con tanta facilidad como el apaleado). Esto depende de la prensa y de la conservación que se le haya dado, así como los adulterantes utilizados si es que los hay.
La prensa que se le realiza no es prensa mora (en frió) si no que se hace con la ayuda de una fuente de calor (un mechero) o, lo más común, con el vapor de agua. Esto implica más cantidad de CBN debido al calor aplicado en el hachis, ya que el calor hace que el THC pase a CBN. Si se utiliza un mechero u otra cosa que produzca llama, suele producir mal sabor. El vapor de agua hace que la pieza, al ser porosa, absorba humedad y aumente su peso.
Su nombre viene dado a la forma típica que le dan sus fabricantes, que se asimila mucho a un huevo o a una bellota. Gracias a esta forma es posible pasarlo en pequeñas cantidades de una frontera a otra por personas que se dedican a consumir estas piezas de forma oval envueltas en plástico por vía oral y posteriormente defecarlas y venderlas (es por eso que se le llama culero, ya que al defecarlas salen del culo del traficante). Hay personas que pueden consumir un kilogramo de estas bolas de hachis e incluso mas.
Otra forma de traficarlo se realiza con el hachís anal o vaginal: se introduce por el recto o la vagina, respectivamente, y luego se extrae al pasar la frontera. Para ayudar a extraerlo, se suele hacer metiendo el hachis en un condón y luego introduciéndolo en el orificio elegido. De esta forma se pueden traficar de una sola vez unos 200 gramos o más, dependiendo de la persona. Todo un arte.
En mi opinión es un poco asqueroso fumar algo que ha sido cagado y luego buscado entre las heces, habiendo lavando el plástico superficial que lo envuelve solo con unas pasaditas por agua (el jabón no se utiliza porque puede estropear el aroma del hachis o volverlo inservible). También es asqueroso fumar algo que ha estado en un recto o en una vagina. A saber qué enfermedades podría tener la persona… pero también creo que más asqueroso es fumar algo adulterado que esta hecho con mierda. Prefiero fumar algo que ha estado en la mierda a fumar la mierda directamente.
Con esta forma oval se conservan mejor ya que tiene menos superficie en contacto con el aire que si fuese rectangular o cuadrada.
Las piezas suelen venderse enteras, casi nunca sin partir en porciones, y suelen pesar de 3 a 8 gramos (existiendo de menos y de más peso). El precio más común suele ser 5 o 6 euros por 1 gramo, aunque hay por 2 o 3 euros el gramo si se tiene suerte. Nunca suele haber un peso exacto ya que al fabricarse caseramente se suelen hacer a ojo más que a peso.
Suele contener un porcentaje de THC (de 2% a 12%) más elevado que la burbuja, aunque a veces lo tiene similar e incluso menor que ésta.
Lo más común es que pertenezcan a hachís de segunda, aunque también los hay de tercera y cuarta o más.
El hecho de tener forma de bellota o de huevo no significa que lo sea; en la calle se encuentra mucho hachís adulterado con esta forma, solo con el fin de engañar al comprador y ganar más dinero (fake hash). Es fácil coger hachis malo y darle la forma que uno quiera.
 

Lo que en realidad existe de hachís marroquí:

Estas son los distintos tipos de hachis marroquí que hay en realidad, sin adulterantes. Casi ninguno se vende ya que una vez se extraen son mezclados con adulterantes para luego comerciarlos: así se ganan mas dinero.

Hachis de primera: se trata de un hachís algo más apaleado que el sputnik, pero no mucho. Equivaldría a las mejores bellotas sin adulterar. No suele adulterarse casi nunca, pero a veces sí. La primera pasada por el cedazo y tras apalear poco, correspondería al sputnik.
El hachis de primera puede salir al intentar purificar el sputnik: se pone este encima de un cedazo para volver a filtrarlo y lo que no cuela seria el primera y lo que cuela seria el sputnik purificado. Tambien se puede sacar a la segunda vez que se apalea la marihuana encima del cedazo, ya que la primera vez correspondería al sputnik (siempre que sea poco apaleado) o bien al apalear por primera vez la marihuana pero con más insistencia que para sacar un sputnik.

Hachis de segunda: es hachís más apaleado que el de primera, pero menos que el de tercera. Equivaldría a la mayoría de bellotas, y a las mejores chichas y burbujas. Es más propenso a la adulteración que el de primera. Corresponde a la siguiente pasada que sigue al de primera: la tercera pasada.

Hachis de tercera: equivaldría a la mayoría del hachís clasificado como chicha y burbuja, y a los mejores polenes. Este es bastante más propenso de adulterar que el de segunda.
Corresponde a la siguiente pasada que sigue al de segunda: la cuarta pasada.

Hachis de cuarta: equivaldría a la mayoría de hachis conocido como polen. Corresponde a la siguiente pasada que sigue al de tercera: la quinta pasada.

Hachís de quinta o más: estos equivalen a algunos etiquetados como polen, y en mayor numero a la mayoría de apaleados, etc. Una vez se extrae este hachís, se procede a adulterarse y el resultado sería el apaleado, jerna... Hay que recordar que el apaleado no solo es esta categoría de hachis si no que son mezclas de otras sustancias adulterandolo.

Sputnik, caspa, polvo, zero, cero, 0: el hachís sputnik es el que sale de la planta al golpearla muy suavemente unas pocas veces. Las primeras glándulas que caen, que son las más maduras y por lo tanto las más propensas a desprenderse, son las que se denomina sputnik. Las glándulas maduras son las que más psicoactividad poseen.
Muchas veces el sputnik se presenta sin prensar, ya que los cultivadores lo hacen para consumirlos ellos mismos y no les hace falta prensarlo: lo consumen directamente.
A veces puede ser prensado, y cuando se prensa puede parecerse mucho al doblecero. Incluso, puede llegar a ser imposible distinguirlos sin una buena lupa.
Su precio en el mercado no tiene un valor definido ya que no se presenta en piezas al no estar prensado normalmente y porque no es comercial: no está destinado al mercado si no al propio consumo del cultivador o, a lo sumo, a los amigos o turistas que visiten el lugar. Pueden verse en el mercado pequeñas partidas que valen 3 a 6 euros el gramo: su precio es tan bajo comparado con los demás, aunque su calidad sea superior, debido a que los vendedores son los productores directos y no hay intermediarios (además los productores son gente pobre que con poco dinero ya se contenta).
Su THC es muy parecido al doblecero, aunque normalmente algo inferior. Con un 12% de THC como media, podemos encontrar piezas con menos porcentaje o hasta con más.

Doblecero, Double0, Doble0, Doublezero, 00, Burbuja roja: este hachís se encuentra, en teoría, por encima de todos los demás que produce Marruecos. Es mejor que la burbuja y que cualquier otro. La principal característica que nos da su nombre es confusa. Hay quien afirma que su nombre viene dado porque es que para su producción se utilizan dos filtros (dos tamices) y no sólo uno, a fin de purificar más todavía la resina que compondrá el hachís. Ésta se recolecta cuando ha pasado los dos filtros. Otros afirman que se utiliza un solo tamiz de 100 micras y lo de 00 vendría dado por los dos ceros de las 100 micras. También hay quien dice que su nombre viene dado de que con 100 kilos de marihuana se saca 1 kilo de doblecero, pero sin embargo hay quien dice que de 100 kilos solo sacarías 10 o 20 gramos (por lo que para sacar un kilo, siguiendo esta ultima teoría, serian necesarios 1.000 kilos de marihuana). Esta última teoría depende mucho del tipo de yerba utilizada: las hay con mas resina, y por lo tanto con mayor producción de hachis, y con menos.
Otra forma de producir doblecero es mediante más de dos filtros. Cuando uno va a una casa de campo donde producen artesanalmente el hachis, algunos campesinos dan la posibilidad a éste, que es el comprador, de elegir cuantos filtros se pasará el hachis que va a comprar. Lo máximo que ha llegado a mis oídos son 12 filtros. Entre más filtros, más caro. A esto también se le llama doblecero.
Hay personas que afirman que si pasas un hachís de primera o un sputnik (poco apaleado) por un cedazo otra vez, y agitas poco, las glándulas más maduras caen y por lo tanto lo que cuela sería también doblecero. Lo que queda encima del cedazo seguiría siendo un primera o un sputnik menos refinado.
Sea como sea, el hachis doblecero es un hachis muy poco apaleado y a menudo de plantas seleccionadas. La teoría que cobra mas fundamento es la de la utilización de un tamiz de 100 micras, y también la de la producción de 1 kilo de hachis por 100 kilos de marihuana: los marroquíes apalearían la hierba hasta obtener este equivalente y podría ser lo que utilizarían como indicativo de calidad; entre menos apaleado, menos producción pero mas calidad y cuando se apalea tan poco obtienen 1 kilo de hachis de 100 kilos de yerba a este le denominan doblecero.
El no tener clara su forma de producción es debido a que no todos los cultivadores producen este tipo de hachis y quizás el concepto no este del todo claro entre los que lo hacen y cada uno utilice su propio método. Lo que sí debemos tener en cuenta es que el hachís 00 es el hachís mas puro que podemos encontrar en Marruecos (y uno de los mas puros de todo el mundo), siempre que sea verdadero y no este adulterado.
Se compone de glándulas maduras y esta poco apaleado, por lo que podria llamarse perfectamente “sputnik purificado”. Aunque si el doblecero que se obtiene es por que está poco apaleado, solo se diferenciaría del sputnik al estar prensado y, posiblemente, al estar realizado de plantas seleccionadas.
Luego se prensa muy fuerte para que sea bien conservado y esto le da un color marrón oscuro, la mayoría de veces prácticamente negro. Se puede moldear sólo con el calor de las manos, aunque si está muy prensado y/o es muy antigua la pieza esto será difícil. Al acercarle una llama también burbujea, a no ser que este mal conservado o sea muy antiguo.
El mejor hachís doblecero de Marruecos se extrae de plantas hembra seleccionadas como las mejores y no es comercial: lo consumen los propios cultivadores. Es por ello que la mayoría de hachís doblecero que encontramos en el mercado negro casi nunca suele ser el verdadero.
El doblecero original no contiene adulterantes de ningún tipo y se compone de un alto grado de glándulas de resina y muy poca materia vegetal (casi inapreciable).
Su precio en el mercado no está muy claro ya que como se ha mencionado no es comercial. De cualquier manera, sus piezas enteras sin cortar son pequeñas (1 gramo, 5 gramos, 10 gramos, 25 gramos o así... hasta 100 gramos como mucho). El precio por gramo de uno en uno seria de unos 12 euros, aunque una pieza de 25 gramos puede valer 120 euros como poco.
Su porcentaje de THC es el más alto de todos los marroquíes: podría llegar hasta un 20% o más, aunque también podría bajar esta cifra hasta el 10% aproximadamente si la pieza no es tan buena o esta mal conservada. Lo normal seria un 15% de THC.

Faltan por poner:
Swiss hash: hachis suizo.
Afghan black: squidgy (calmante)
Fake hash: pueden ser dos cosas: hachis que simula ser de una categoría que no es (también llamado clone-hash) o algo que se hace pasar por hachis y no lo es. También se denomina así al hachis muy adulterado y, en grupos más selectos, a cualquier hachis que no sea 100% puro (la gran mayoría del mercado).
Nether-drug, nether-hash, holandés: países bajos.
Paquistani: paquistan.
Nepalese, nepales: Nepal.
Turco: Turquía.
Sieved: tamizado (asegurarse!).
Doblecero: 10% de producción.
THC líquido: aceite muy refinado, con 98% THC e incluso más.
AAA: Sputnik.
Hash puro: 40/50% THC aprox.
Apaleado: corcho, mesilla de noche, headache, migraña, cefalea, ladrillo.
Temple balls: bolas del tiempo.
Acorn (creo): bellota, bola, pelota, ball.
Hachis contaminado: no es lo mismo que adulterado.
Hachis industrial, bastardo, iberico, ruderalis, linneo, cañamizado, paisano (paisano es de la zona o bien que es bastardo, se usa para las dos cosas), hash de cañamo.
Hash artesano, de guerrilla, de autocultivo, orgánico, vegetal, herbal, casero.
Ice hash = bubble hash.
Melty: derretimiento, bubble, cremoso, melting, canela.
Squidgy: puede que jelly, pero no estoy seguro.
Blonde hash o blond hash: hachis rubio.
Onion hash: hachis debolla (rubio).
Plomo: apaleado.
Chernobele: chernobyl.
Hachis de poda: el que se extrae de las tijeras al cortar y/o manicurar los cogollos de la planta (equivaldría a un charas).
Leaf hash: hachis de hoja (o bien porque la resina se ha sacado de la hoja o porque tiene mucho porcentaje de hoja y/o materia vegetal en el).
Grifa: o maria marroquí, o hash bueno.
Air-hash: hachis extraído mediante aire (comprimido la mayoría de las veces, o si no un ventilador o aparato para mover aire, como un secador casero o un infractor/extractor).
Charas de la india: india. Muy nervioso.
Aceite de hash, hash liquido, extracto de hash, honey hash oil (?).
Hash tardio: de cosecha tardia (mucho CBN).
Hash tempranero: de cosecha temprana (mucho THC).
Bellota: castaña.
Hash sinsemilla.
Kashmiri: Kashmir/india
Manali: region de india/himalaya.
Afgano, Afghani: afganistan (se humedece para compactarlo con gotas de agua caliente o saliva). A veces utilizan 7 u 8 cedazos.
Hash isomerizado (no tiene por que ser chemical hash).
Hash con acetato de THC (no tiene porque ser chemical hash).
Libanes, Líbano rojo o rojo libanés: del Líbano.
Finger hash o hachis de dedo: potente porque se descarbolixa con el calor del tratamiento dado con las manos. Se debe hacer con las manos bien limpias, pero cuidado con hacerlo con las manos acabadas de lavar con jabón ya que el hachis cogerá el olor de este. También cuidado con perfumes o ambientadores, etc. en la piel o en el lugar cercano (lo mismo se debe decir de los demás hash).
Bubblehash: podría perder el olor por el agua ya que hay terpenos o como se digan que son solubles en ésta, posible moho al estar mojado y difícil de curar posteriormente. No se descarbolixa al tratarlo. Puede quedar el cloro y otros minerales del agua, por lo que es mejor utilizarla destilada y el de los cubitos de hielo que también lo sea. Lo ideal seria H2O puro. Es fácil que coja moho. Puede perder elasticidad y capacidad pegajosa y aroma. Para unos puede ser un sacrificio, los más puritanos. Para otros, el hecho de que elimine sustancias solubles en agua es para ellos una forma de purificarlo un poco más. Al tamizar es posible controlar la calidad de la resina tamizada, dependiendo del apaleamiento y su movimiento (mejor horizontal que vertical) pero con las bubblebags todas las glandulas caen (maduras e inmaduras). Sin embargo suele caer menos materia vegetal que tamizando.
Washed hash, purificated hash: hachis lavado, purificado.
Apaleado: palero, bareado.
D0: doblecero.
Hachis de cedazo: como el marroqui. Es posible controlar la calidad de la resina tamizada dependiendo del movimiento (mejor horizontal que vertical) y de su intensidad y fuerza.
Shaker-hash: marequeado, tamizado, en maraca (copmo el hashmaker).
Top hash: hash supremo.
Canna-oil: aceite de cannabis.
Caspa, caspeada, caspeo: equivalente a sputnik.
Shitty, mierda, shit: hash malo.
Hachis de agua, hachis de hielo, ice hash, water hash = bubblehash. El water hash o hachis de agua no se utiliza hielo, en el ice hash o hachis de hielo si: hay que diferenciarlos!
Extracto: tintura.
Blonded hash: mix, mezclado (hash hecho con distintos grados de hachis o mezclado con mierda, como todos).
Rubbed hash: hash frotado (como el charas). Pero no tiene porque ser de la india.
Blender: mezcladora.
Blend hash: hash mezclado? Verificar si esta correcto.
Hachihuana, mariachis, marihachis: hash con maria.
Mantequilla, manteca, mantecoso, chicha, arcilla, margarina.
Hachis de caspa/sputnik/polvo: estilo holandes, los cogollos no se dañan, solo se usan las glandulas mas maduras.
Polen castaño o marron o negro: muy pensado, entre más, más oscuro.
Polen verde: polen apaleoso, polen apaleado, con impurezas, el verdadero apaleado/apaleoso, con restos vegetales.
Polen rubio o amarillo o dorado: sin prensar o poco prensado. O con impurezas, pero no muchas (si tiene muchas ya es verde o marrillo/verdoso).
Polen: polm, polem, polanski.
Crap: soap-bar, nine bar (barras de 9 onzas).
BH: bubblehash.
Hachis de resina pura: doble filtro como doblecero, pero se usa la materia que queda en medio (recordar los xupaxups).
Hay 00 de clase A, de clase B, clase C… etc. Primera de clase A, segunda de clase A, etc… depende de la calidad de origen, etc.
Chemical hash, aceitado (no confundir con aceitoso) o hashed honey (hachis quimico o fórmula): hash + extracto de cannabis, puede ser isomerizado (el hachis y/o el extracto) y/o pasado a acetato de thc (el hachis y/o el extracto).
Herbal hash: o bien hash con yerbas sin pizca de THC, basao en estas, o una mezcla de yerbas con algo de THC.
Xampany, cava: bubble, o chemical hash o burbuja marroqui o hachis rubio?
Red bubble Jamaican: burbuja roja de Jamaica. No olvidar que en jamaica secan los cogollos al sol!
Street hash: hachis de calle, hachis commercial, commercial hash.
Hachis casero, de autocultivo, house made.
Black Bombay (India): hash + opio. (globo supèrior y tranquilo).
Cerita paraguaya, prensada paraguaya: petroleo, parafina, neoplen, barniz, combustibles (en chile, mexico, etc…).
Soapium: soapbar + opio.
Chicha-polen: choco-polen.

Hash triposo, trip, psiquedelico, psicodelico, psicodélico, psychodellic, hallucinnogen, alucinogeno: los holandeses o suizos o extraídos de plantas muy potentes y que son muy puros.
Hash downer, relajante, calmante, depresor, pasivo, indico: sacado de indicas y muy curado. Tambien lo es el marroquí o los adulterados con opio u otro depresor.
Pseudopolen: polen de placa, polen comercial, polen laminado.
Hash mojado.
Hash contaminado.
Hash plastico.
Chocolate gitano: apaleao.
Engomado: barritas? Es un hachis marroquí que se vende en churritos. Serpientes.
Ful, full: apaleao.
Hash seco.
Hash upper, adrenalinico, estimulante, activo, sativo: sacado de sativas, tambien de marihuanas potentes. Puede ser holandes o suizo.
Hash ruderalico, ruderalis, pajoso: hachis sacado de cannabis ruderalis.
Hash con pedigrí: hash de white widow, de jack herer, etc…
Hash seleccionado: extraido de partes seleccionadas (cogollos superiors, etc.).
Hash supremo: hachis que ha sido extraido seleccionando las partes superiores de la planta, los cogollos manicurados.
Hash curado o cured hash, de curado simple: pues hachis curado. Tiene mucho THC.
Hash sobrecurado: hachos mas que curado. Suele ser muy narcotivo al haber perdido mucho THC.
Hachis con doble curado: no es lo mismo que sobrecurado! Se ha curado la maria y luego el hachis. Excelente. Suele tener más THC que el curado simple, pero no siempre.
Hash fresco, de tijeras: equivaldría al charas. Sale de las tijeras al manicurar cogollos, etc.
Hash de borde, esquinas: no es como el charas ya que no es fresco, se extrae una vez esta seca la hierba. Se pega en los grinders en los bordes o en los hash makers, etc.
Rocco: Morocco, marroquí.
Canadian hash: hachis canadiense.
Mazar gold: hash negro o rubio? Creo que negro… buscar mas info!
Pegamento, superglue: chicha.
No confundir soap-bar con soap de nepal.
India-Melana (cream): mezcla con un poco de opio (holanda), aprox. 15EUR/gr.?
Sexual hash: hash afrodisiaco.
Hay burbuja que se derrite mas que hacer burbuja. Se le llama melt, creo? Informarse.
Savonette: soap-bar en francia?
Russian hash: hachis ruso.
Bullet: bala, bellota.
Grinder hash o hachis de grinder: hachis sacado con el nuevo grinder con tamiz. Es como hash de tamiz pero con más materia vegetal.
Hash vaginal o anal: explicar que no son las bellotas, que también se les llama así a los que son pasados en la cárcel gracias a los bis a bis, etc.
 

Conclusiones:

En principio un hachís es más oscuro, más compacto (más cantidad de masa por menos volumen) y se conserva mejor contra más prensado esté. Sin embargo, al aplicarle una prensa alta perderá volumen.
El aspecto de una pieza poco prensada es de color claro y su peso es bastante bajo para el volumen que tiene (menos denso). Si se intenta prensar en frío (sin aplicarle calor) su densidad subirá un poco, su color será mas oscuro que antes y su volumen se reducirá. Si lo prensamos en caliente (aplicándole calor) estos factores se acentuarán mas (más oscuro, más denso y menos volumen). El apaleado suele estar muy prensado pero es de un color marrón pardo y no oscuro debido a los adulterantes que lleva.
Cuando el hachís está bien conservado y está poco adulterado al calentarlo se dejará moldear. Si está muy poco prensado se deshará con relativa facilidad (al menos algo más que si estuviera más prensado). Si está muy prensado y muy bien conservado o recién hecho, hará burbujas al acercarle una llama. Estos factores también pueden ser provocados por adulterantes para engañar al consumidor haciéndole creer que es un producto de calidad cuando no es así en absoluto.
Si el hachís se deshace muy bien al acercarle una llama es porque está seco, contiene impurezas vegetales de la misma planta (está poco purificado por que ha sido muy apaleado) o está adulterado (o las tres cosas que es lo peor y por desgracia lo más común).
Si el hachís es demasiado moldeable sin aplicarle ningún calor estará seguro adulterado con algo que le proporcione esta propiedad. El buen hachís se moldea con el calor de las manos, pero cuando se ha tenido en estas unos segundos. Cuando el hachís está poco prensado además de poderse moldear en frío (sin aplicarle calor ni siquiera el de las manos) a medida de que se le moldea se va prensando y su color se oscurece y su volumen se reduce. Si está poco prensado también puede estar adulterado (que es lo más normal).
La presentación de las piezas completas de hachís comercial suelen ser de gran peso (1 kilo, 200 gramos, etc.). Cuando un hachís es menos comercial, su presentación es, en piezas enteras (sin haberse tallado antes), de un tamaño menor (25 gramos, 5 gramos...) y a menudo su peso no es exacto, ya que al no ser comercial su fabricación es casera y no se utilizan aparatos de medición precisos para saber cuanto pesan las piezas, y se utilizan aparatos poco precisos e incluso no se utilizan guiándose solo por la vista.
La mejor forma de conservar el hachis es en forma de bola, ya que así hay menos superficie en contacto con el aire.
La mayoría de hachís que se encuentra en el mercado negro tiene un porcentaje bajo de THC, e incluso cuando éste se supone de buena calidad. Es difícil encontrar una pieza que supere el 15% de THC, siendo las más comunes de porcentajes tan bajos como 2% e incluso a veces nulos (0%).
La forma que se utiliza en Marruecos para curar el hachís provoca que gran parte del THC se pierda degradándose CBD consiguiendo gracias a este último un efecto más narcótico y más sedante, llegando incluso a calmar algunos efectos típicos del THC como la “mente abierta”.
Aun así, la marihuana de Marruecos es muy poco potente y contiene mucho CBD. La marihuana de otros países productores de hachis como Afganistán o la India suelen tener plantas de mayor calidad, pero nada comparado con las que actualmente se pueden obtener adquiriendo las semillas en bancos de semillas especializados.

Lo mejor es no consumir nada de la calle, pero si se tiene que hacer hay que ser selectivo con lo que se compra y siempre ser desconfiado antes que confiado. Más vale perder la oportunidad de comprar una buena pieza, que comprar una mala creyendo que es buena y arriesgar la salud. Y antes de consumirla si se le puede aplicar algún método para purificarla y hacerla más sana, mejor aún ya que hasta en el mejor de los casos suele estar adulterada aunque solo sea mínimamente. No olvidemos que estamos comprando en un mercado negro donde lo que mueve todo es el dinero y no la salud de los demás. Siempre que compres, hazlo a alguien de confianza si puedes y que éste a su vez haga lo mismo (que también adquiera los productos de alguien de confianza, o mejor si son de fabricación propia).
De todas formas lo mejor es consumir de lo que uno mismo produce y como mucho adquirir a alguien de confianza que produzca él mismo y que no compre a terceros el material.
 

* Tipos de adulterantes y cuáles son:

Los adulterantes suelen ser principalmente para cuatro fines destacados:

Adulterar la sustancia (adulterantes propiamente dicho): todo aquel producto que sirve para sacar más cantidad de la que en un principio se dispone. Existen los inactivos (que no tienen ningún efecto) y los activos (que son drogas añadidas para subir la potencia final). Los inactivos pueden haber sido activos en un tiempo atrás y haberse vuelto inactivos por su mala conservación. Los que más abundan son del tipo activo y suelen ser extractos de plantas Solanáceas (Estramonio, Beleño Negro, Belladonna, Mandrágora) muy potentes y también muy peligrosos para la salud.
Es el tipo de carga mas utilizado en el hachis.

Reparadores, embellecedores o enmascaradores de la sustancia: todo aquel adulterante que se utilice para mejorar el aspecto final del producto. Pueden ser pegamentos utilizados como apelmazantes a fin de juntar toda la materia (el hachís con los adulterantes) y volverlo una pieza sólida al menos en aspecto, como grasas, leche condensada, yema de huevo, pegamento, aceites y demás similares. También pueden ser los extractos aromáticos para mejorar el aroma y el sabor o las tinturas para mejorar el color (como la “henna”). E incluso existen ingredientes que se añaden para crear más adicción a la sustancia y asegurarse las futuras compras del producto por el mismo consumidor (algo parecido sucede con el tabaco que es con lo que comúnmente se mezcla el hachís para ser fumados: el usuario se vuelve adicto psicológicamente al hachís sin saber que en realidad lo está al tabaco).
Casi nunca suelen ser bruscos, están muy bien disimulados (ya que si no fuera así, más que reparar el aspecto de la sustancia podría estropearlo y entonces pasaría a formar parte de los adulterantes y no de los reparadores).
Es el segundo tipo de carga mas utilizado, después de los adulterantes.

Accidentales, casuales o contaminantes: es todo aquel componente ajeno al hachís que se ha introducido en éste de forma accidental; pueden ser hongos que habían en la planta, tierra que trajo el viento, lluvia... pueden ser introducidos antes de realizar el hachís o una vez realizados, como aceite de coche al intentar transportarlo, hongos del hachis, etc.
Es el tipo de carga mas frecuente después de los reparadores, aunque muchas veces son mas frecuentes los accidentales que estos últimos.

Multiusos: el cuarto grupo de adulterantes es una mezcla de los dos anteriormente mencionados, que además de adulterar ayuda a reparar el aspecto final. Puede ser un ejemplo la Peganum Harmala que además de producir un efecto más narcótico también ayuda a que el color final sea marrón y se deshaga mejor al calentar la pieza y así poder mezclar bien con el tabaco antes que fumar. Y quizás aquí también podrían entrar todos los adulterantes activos puesto que ayudan a mejorar el efecto final además de sacar más cantidad final. Otro grande de este grupo es el extracto de cannabis, que se realiza dejando macerar la marihuana en alcohol u otro disolvente y luego evaporando este ultimo. El residuo que queda se mezcla con lo que va a ser el hachís y ayuda a que éste se apelmace mejor y gane en potencia.
La gran mayoría de adulterantes realizan una doble función, como mínimo.

Además, los adulterantes (también denominados cargas) pueden ser de concretos (si sabemos cuales son, como henna o sangre) o desconocidos (entonces se intentaran clasificar por su función general: perfumes, tintes…)

Es un tópico que el hachís se adultere con trozos de plástico. Lo cierto es que muchas veces estos trozos se encuentran en las piezas cubriendo lo que antes seria una grieta porosa de esta. No es más que un signo de que han sumergido la pieza en algún plástico derretido para luego volverlo sólido y así evitar que no huela y pase los controles de aduanas sin destapar sospechas. No tiene otra explicación lógica, ya que los plásticos no pesan ni hacen mucho más volumen, ni tampoco son activos como droga y poco sentido tiene utilizarlos como un adulterante. Otra causa posible es que han triturado la pieza sin quitar el plástico que la envuelve, para luego volverla a adulterar. Esto también es muy común debido a las prisas y porque un poco más de carga (aunque sea muy poca) nunca les viene mal a los vendedores. Los plásticos más utilizados son el celofán y la parafina, aunque también se han visto celos, cintas aislantes, esparadrapo y demás.
Algo similar pasa con el tópico de que se han encontrado restos de grasa de motor en el hachís. Si bien puede ser cierto, la grasa no estaba destinada a adulterar si no que se habría pegado al hachís en algún momento que transportasen éste escondido en algún lugar donde se encontrara también grasa de motor. De todas formas, pueden ser preocupantes para la salud estas materias “ajenas” al producto que, aunque no vayan destinadas a adulterarlo, pueden ser perjudiciales para la salud del consumidor tanto como cualquier adulterante.

Como se ha aclarado antes, los adulterantes pueden ser para hacer más peso y volumen, para provocar un efecto más potente al ser consumido el preparado (adulterantes psicoactivos como por ejemplo otras drogas) o también para mejorar el aspecto final de la pieza (más brillo, que haga burbuja al acercarse la llama, que huela mejor...). Muchos adulterantes cumplen más de una de estas funciones a la vez (como la cera que además de proporcionar más volumen y peso da un aspecto más brillante a la pieza que contiene cera, haciendo que se ablande al acercarle la llama dejándose moldear y provoca que haga burbujas). También existen contaminantes accidentales que se introducen sin querer en la mezcla final ya sea una vez realizada esta o durante su producción.

Muchas veces las mismas mafias que se encargan de adulterar la mezcla son las que producen los adulterantes directamente de la naturaleza (fabrican perfumes naturales, aceites, etc...) y es por eso que los adulterantes que se utilizan con más frecuencia tienen muy buena disponibilidad en la zona donde los traficantes operan (al ser Marruecos, los adulterantes suelen ser henna, tinta, extractos de plantas, etc... ya que son muy accesibles en ese país).
Son verdaderos expertos en camuflar el aspecto final con el único fin de sacar más dinero del producto que van a vender.

La adulteración del hachís es todo un arte y a la vez un gran secreto: no suele salir de las mafias y se transfiere de padres a hijos para no perder la fórmula (a los hijos mayores de los jefes de la organización mafiosa, principalmente). Las fórmulas no suelen estar a la venta, pero si lo están es a un precio desorbitado. En Marruecos es más propenso transferir la fórmula a los hijos, mientras que en Afganistán también es común ofrecerla a un precio elevado a otras organizaciones.

Todos los adulterantes suelen ser discretos, y estar bien escondidos. Es por ello que es difícil adivinar cuales se utilizan. Aun así, existen adulterantes buscos que son en mayor parte casuales (no suelen existir, pero alguna vez sin querer se les escapa) o introducidos por intermediarios (vendedores con pocos medios que ponen dentro de la pieza trozos de metal para que pese más, etc…).

Así pues, vemos como el hachís se adultera en mayor parte en el país de origen. Pero cuando nos ha llegado ha pasado por distintos intermediarios y lo mas seguro es que haya sido adulterado repetidas veces más, cada uno con el fin de sacar todavía mas beneficio.
Los países donde se adultera más el hachis por intermediarios son: España, Francia, Gran Bretaña y hasta Holanda, entre otros.
Nunca se sabe qué puede llevar un hachis y lo que le ha podido pasar. De saberlo, la mayoría de personas no fumarían la mierda que hay en las calles (y esto es una de las razones por la cual estoy escribiendo este libro).
Por cuantos más intermediarios ha pasado una sustancia antes de llegar a nuestras manos, mas adulterado estará, ya que ha podido ser adulterado muchas mas veces después de su origen.

Por ultimo comentar una curiosidad: la gente está tan acostumbrada a lo malo que cuando se le ofrece algo bueno lo rechaza, ya que ellos tienen como prototipo de calidad lo que a ellos le dicen en la calle que es bueno. Es mas, también desarrollan amor a la sustancia adulterada: hay quien prefiere el olor del hachis apaleado al de mejor calidad. Y la mayoría prefiere hachis barato y marroquí que caro y de buena calidad (aunque luego el de mejor calidad le haga mayor efecto y le cunda más). Todo esto también pasa con otras drogas.

Importante: todos los mercados son negros, porque lo que prima en ellos es el dinero a costa de todo (y todos) lo demás.

Cargas concretas, conocidas:

Estos son cargas que existen en las piezas de hachis comercial que realizan una función general o bien varias funciones, sabiendo cual es la sustancia utilizada en concreto. Muchas veces unas sustancias sirven para lo mismo que otras.

Cannabis o extracto de cannabis: la misma planta que se ha utilizado para ser extraída su resina, también sirve para adulterar a esta. Es habitual en Marruecos que las hojas de la marihuana, cogollos e incluso hasta las raíces se trituren y se añadan a la mezcla final para hacer más volumen. Además, sería también un adulterante psicoactivo ya que contienen THC todas estas partes, menos las raíces (éstas se utilizan más por ignorancia y por adulterarlo con algo más, que por su potencia real: además no tiene aroma). No proporciona aroma ni clorofila ya que la marihuana, en Marruecos, se deja al sol y ésta se pierde en gran medida antes de ser tratada para fabricar hachís.
Lo más común es que se utilice un extracto de la planta de los tallos, hojas y cogollos. Luego este extracto tiene las mismas ventajas que añadir la planta triturada, pero con más potencia y además es pegajoso lo que ayuda a aglutinar toda la mezcla.
El método que utilizan más a menudo para realizar extracto es dejando macerar las partes de la planta en un disolvente y luego evaporar éste. Como el dinero prima en las mafias, este proceso se realiza en un alambique para que el disolvente no se pierda y pueda volver a utilizarse otra vez. El disolvente no puede ser agua ya que los principios activos de la marihuana no se disuelven en ésta. Tampoco suele ser alcohol ya que el alcohol es muy caro en Marruecos.
Muchas veces se adultera con el extracto y los trozos de la planta triturados,  una vez realizado el extracto de ellas (o más de un extracto) se mezclan los dos (extracto y trozos) para hacer más masa todavía y así es más fácil aglutinar la mezcla gracias al extracto. Normalmente, el extracto va destinado a mezclas de mayor calidad y los trozos de planta una vez extraído uno o más extractos, a mezclas de menor calidad.
El extracto de cannabis es oscuro (ámbar, casi marrón, o verde casi negro...) por lo que el uso de este rebaja relativamente la necesidad de utilizar henna como colorante marrón.
Si utilizamos harina de hoja (hoja de cannabis muy picada, hecha polvo diminuto) como adulterante, el extracto de cannabis es un buen aglutinante para que la masa pegue y además éste hace que el color de la hoja (que suele ser verde, aunque no tan verde como debería ser ya que al secarse al sol la marihuana pierde mucha clorofila) no se note tanto al oscurecer la mezcla final. Además, la harina de hoja de cannabis ayuda a solidificar el extracto de cannabis ya que éste es como alquitrán viscoso y muchas veces es difícil manejarlo y volverlo sólido si no se trata con algo: al añadir la hoja, ésta se mezcla con el extracto y se crea una mezcla compacta que es muy utilizada para adulterar hachís. El secreto está en averiguar cuánta proporción de harina de hoja/extracto de cannabis hay que utilizar.
El aceite puede ser crudo (normalmente es así) o refinado (más purificado, y por lo tanto más potente; no aparece en tanta medida).
Un mal hábito que tienen muchos productores de hachís es el realizar un extracto de cannabis utilizando partes como las raíces y los tallos. Las raíces no contienen casi THC y por lo tanto solo añaden más impurezas al aceite en proporción del poco THC que pudiera añadir (en otras palabras, rebaja el THC final de la mezcla). Los tallos contienen algo más de THC pero absorben el líquido disolvente en su interior y hace difícil sacarlo, por lo que más que ganar potencia la estamos rebajando al igual que en el caso de utilizar raíces y, además, perdemos cantidad final debido al extracto que se queda en el interior de los tallos.
El extracto se realiza mayoritariamente de machos y hembras ya tamizadas a las cuales se les ha extraído el hachis.
El 99,9% de las piezas suelen tener restos de cannabis y/o extractos de éste.
Porcentaje en que se encuentra en el hachis comercial el cannabis: del 20% al 90%, aproximadamente. Esta muy disponible en Marruecos y en otros países productores de hachis que plantan cannabis.
Porcentaje en que se encuentra en el hachis comercial el extracto de cannabis: del 10% al 30%, aproximadamente. Esta muy disponible en Marruecos y en otros paises productores que plantan cannabis, pero no tanto como el cannabis en si.
Sus riegos para la salud son los conocidos por todos: las impurezas del humo al ser inhalado. Además, al contener mucha clorofila y poco porcentaje de THC se tiene que fumar más cantidad por lo que todavía es peor.

Henna, alheña o gena: el adulterante que aparece con más frecuencia, después de la propia planta de cannabis, es la “henna” o “gena”, como antes ya se ha explicado. Se trata de un tinte que se utiliza en el norte de África a base de la planta llamada “Lawsonia inermis”, conocida en marruecos por “Al-Hinna” o “Al-Henna” (de donde procede “Alheña”), en India por “Mehndi” y en España por “Aleña”. También la planta “Lawsonia inermis” es conocidad como “Lawsonia abla” o “Alkanna tinctoria”.
La henna común, sin tratar, es de un color marrón anaranjado. A menudo se utiliza una henna tratada con aditivos para que haya cambiado su color a otros distintos.
Se utiliza para adulterar el hachís por su color (marrón, que puede ayudar a mejorar la mezcla final) y por su fácil disposición en Marruecos donde se utiliza mucho para otros fines (tintes para la piel, etc.), por lo cual es bastante barato y asequible.
Cuando se ha adulterado mucho un hachís, puede coger colores insospechados por lo que estas tonalidades se corrigen añadiendo a la mezcla henna. Si se precisa de una henna de color más oscuro y no de la normal se utiliza henna tratada, como arriba hemos explicado, con un color diferente al natural (lo que podria ser peor incluso para la salud, más que la henna normal).
También sirve como aglutinante.
El 60% de las piezas, aproximadamente, llevan henna.
El porcentaje de henna que se encuentra en el hachis comercial es de un 10% al 40%, aproximadamente.
No hay estudios conocidos sobre la influencia de la henna en la salud cuando esta se fuma, pero lo más seguro es que sea muy mala. Al consumirla oralmente, es muy toxica para el hígado.

Goma arábiga: el otro adulterante más utilizado es la goma arábiga, una goma que se utiliza también para hacer caramelos (gominolas). Gracias a ella aglutinan la mezcla que va a ser el hachís, permitiendo que todo se junte. Es como un pegamento que luego se solidifica. Su ventaja es que no tiene ni olor ni sabor y su precio es muy barato.
El 40% de las piezas, aproximadamente, llevan goma arábiga.
El porcentaje de goma arábiga que se encuentra en el hachis comercial es de un 5% al 20%, aproximadamente.
No hay estudios conocidos sobre la influencia de la goma arábiga en la salud cuando esta se fuma, pero lo mas seguro es que sea muy mala.

Colofonia: dfgsdfgdf.

Solanáceas: las solanácea más utilizada para adulterar el hachís es el Estramonio (Datura stramonium), aunque también pueden ser Belladonna (Atropa belladonna), Mandrágora (Mandragora officinarum), Beleño negro (Hyoscyamus niger), etc.
Es posible utilizar toda la planta entera, aunque en el caso del estramonio suelen ser las hojas trituradas. También se utilizan extractos de estramonio y otras solanáceas (de hojas, semillas...) los cuales son mucho más fuertes que utilizar las partes de la planta trituradas sólo.
La forma de realizar los extractos es mediante decocción de las hojas y las otras partes que se hayan elegido con agua, y filtrando la mezcla, luego dejarla evaporar. El residuo que queda es el extracto. También, al igual que en el caso del extracto de la planta de cannabis, pueden verse casos en que una vez utilizada la planta solanácea para realizar uno o más extractos, se mezcle todo para adulterar todavía más (el extracto ayudaría a aglutinar toda la masa). Normalmente, el extracto va destinado a mezclas de mayor calidad y los trozos de planta una vez extraído uno o mas extractos, a mezclas de menor calidad.
Todo esto se hace por que la mayoría de las solanáceas son plantas alucinógenas, que contienen drogas peligrosísimas para la salud pero muy potentes. Como crecen en estado silvestre, son baratas de conseguir. Contienen hiosciamina, atropina, escopolamina...
Cuando una persona fuma un hachís adulterado con estramonio u otras solanáceas con composición similar (algunas antes mencionadas) suele experimentar aturdimiento, adormecimiento, dilatación de la pupila, dilatación de los bronquios, sequedad en la boca, visión borrosa... en fin, muchos pueden llegar a creer que están ante algo bueno y solo están arriesgando su vida sin saber lo que toman en realidad.
Las solanáceas tienen un olor bastante desagradable, por lo que el uso de estas o de un extracto de las mismas implicaría el uso de perfumes para tapar su olor.
El 30% de las piezas, aproximadamente, llevan solanáceas o un extracto de ellas.
El porcentaje de solanáceas/extracto de solanáceas que se encuentra en el hachis comercial es de un 10% al 30%, aproximadamente.
Hay muchos estudios sobre el consumo de solanáceas o extractos y su repercusión en la salud. Solo decir que suelen ser potencialmente mortal en pequeñas cantidades vía oral, y vía inhalada (fumando) se necesita mas cantidad que ingerido pero aun así, podrían padecerse riesgos muy severos.

Cargas globales, poco concretas, generales, de origen desconocido y clasificadas por su función:

Estos son cargas que existen en las piezas de hachis comercial que realizan una función general específica o bien varias específicas, pero sin saber cuál es la sustancia utilizada en concreto. Muchas veces la sustancia son mezclas de varias.

Tierra, arena: la tierra se utiliza para facilitar que la pieza se deshaga al calentarla y manosearla (ayudando a que se mezcle bien con el tabaco, que es la forma más habitual de consumo aquí en España). También se utiliza para provocar que haga más volumen y pese mucho más todo el resultado final. Además, mejora el color volviéndolo marrón.
El 30% de las piezas, aproximadamente, llevan tierra y/o arena.
El porcentaje de tierra/arena que se encuentra en el hachis comercial es de un 5% al 20%, aproximadamente.
No hay estudios conocidos sobre la influencia de tierra o arena en la salud cuando ésta se fuma, pero lo mas seguro es que sea muy mala. Además, la tierra y la arena pueden llevar cualquier otra cosa (insectos, toxinas…).

Polen: el polen de diversas plantas es utilizado también frecuentemente para mejorar el aspecto final del hachís (el color sobretodo). Su precio es muy barato y a veces hasta proporciona aromas gratos a la pieza y mejora su sabor al ser fumado.
Según de qué plantas se utilice el polen, podría éste resultar psicoactivo y añadir efectos a la mezcla.
El 20% de las piezas, aproximadamente, llevan polen.
El porcentaje de polen que se encuentra en el hachis comercial es de un 5% al 15%, aproximadamente.
Los riegos para la salud son conocidos o no, dependiendo de la planta que provenga. También hay que tener cuidado (las personas alergicas al polen).
Podría llegar a ser mortal si la planta de origen es venenosa. Aunque ésto es más seguro vía digestiva que fumando, aunque no se puede descartar que fumando no existan peligros.

Miel, melazas y azúcares: estos se utilizan para dar un brillo especial a la mezcla, para mejorar su olor y, sobretodo, para ayudar a aglutinar la masa y que ésta se junte bien (como un pegamento más). Además mejoran el sabor del hachís al fumarlo.
El 40% de las piezas, aproximadamente, llevan miel, azucares y/o melazas.
El porcentaje en que se encuentran en el hachis comercial es de un 5% al 15%, aproximadamente.
Los riesgos para la salud fumando sustancias afines a estas son bastante altos.

Grasas y aceites: además de mejorar el aspecto final y proporcionar brillo, también ayudan a que la pieza deje moldearse cuando ésta es calentada. Se utilizan también para aglutinar la masa que será el hachís.
El 60% de las piezas, aproximadamente, llevan grasas y/o aceites.
El porcentaje de aceite/grasa que se encuentra en el hachis comercial es de un 1% al 5%, aproximadamente.
Los riesgos para la salud fumando sustancias afines a éstas son bastante altos.

Tintes: la mayoría de veces de origen natural (ya que las zonas donde se fabrica el hachís suelen ser rurales). Su función principal es mejorar el color final de la pieza, aunque siempre pueden encontrarse algunos que además proporcionan otras ventajas (como la henna anteriormente mentada).
El 10% de las piezas, aproximadamente, llevan tintes (sin contar la henna).
El porcentaje de tintes que se encuentra en el hachis comercial es de un 10% al 40%, aproximadamente (sin contar la henna). Cuando otros tintes se utilizan, la henna no se utiliza.
Los riesgos para la salud fumando sustancias afines a estas son bastante altos. También por vía digestiva (consumido oralmente) pueden ser muy malos. Podrían llegar a ser mortales.

Perfume: su función principal es mejorar el olor que desprende la sustancia. La mayoría de las veces el mismo perfume que se utiliza para que la mezcla huela bien, es el mismo que se utiliza para que la sustancia huela bien al arder (que desprenda buen olor al quemarla). También son utilizados estos perfumes para que la mezcla final tenga un buen aroma al fumar (aunque suelen ayudar a este aroma con azúcares, como antes hemos mencionado, y otros adulterantes más).
El 90% de las piezas, aproximadamente, llevan perfumes.
El porcentaje de perfume que se encuentra en el hachis comercial es de un 10% al 40%, aproximadamente.
Los riesgos para la salud fumando sustancias afines a estas son bastante altos. También por vía digestiva (consumido oralmente) pueden ser muy malos. Podrían llegar a ser mortales.
 

Cargas accidentales, casuales o contaminantes:

Estos son cargas que existen en las piezas de hachis comercial que no están para realizar ninguna función, mas bien están ahí de forma accidental (ya sea por desconocimiento, por ignorancia, por poca higiene o por la suma de todas esas cosas o más razones desconocidas). Y aunque muchas veces se sabe que existen, no se molestan en quitarlas: piensan que un poco mas de carga solo les va a dar más beneficio, aunque sea poco.
 
 

Falta por poner:
Lupulina, Lactucarium, Opio (comun en afghani), betún, tolueno (cancerígeno), benceno, leche en polvo (condensada?)., aspirina(?), lactosa, pienso, pulpa de dátil, melazas (azúcares), medicamentos (IMAO’s? benzodiacepinas, antihistaminicos, analgesicos, hidrocodeina, codeína…), almidon, heces de animal (principalmente de burro/asno), aceite de cocinar y de coche, plásticos, polvo de cemento, alquitrán, alquitrán para techos?, hidrocarburo poliaromático (PAM), medicinas, tintes, plásticos, pesticidas, manteca, manteca de cerdo, grasa animal, grasa vegetal, gelatina, clara de huevo (ojo con los alérgicos y con los huevos en mal estado!), estiércol de burro (aglutinante), aceite, hemoglobina (sangre, animal creo), harmel (peganum harmala), madera, serrín (a veces accidental), hierro, plomo y limaduras de otros metales, pegamentos (que además de proporcionarle un toque de olor característico del apaleado, sube mucho más el peso ya que sería como mojar la pieza con agua y se despegan fácilmente con el calor y la llama, aunque hay que mas bien lo hacen maleable con el calor y no terroso, pero no sube mucho el volumen solo un poco), nuez moscada y otras especias, levadura (de cerveza o sintética) para dar mas volumen, cerveza (también para dar mas volumen), regaliz o extracto de regaliz, harina para que absorba humedad?, carbón vegetal (y mineral puede que también). La leche condensada evita tener que utilizar tanto pegamento.

Accidentales: legañas, caspa, mocos, saliva, plaguicidas (fumigación), ceniza, tierra (puede no ser accidental), saliva, partículas de polvo, sudor, insecticida, insectos, excrementos (de aves), combustible (al transportar), lluvia, vaho, hongos (hay específicos del cannabis y específicos del hachis), plásticos (parafina o celofán, caucho (suela de zapato o ruedas de bici, moto o coche), vinilo, alquitrán, levadura, harina de maíz, etc. Pueden ser de volver a picar la sustancia para volverla a adulterar o de sumergirla en parafina derretida y que esta se cuele por los poros del hachis), pelos, piel, sangre, mocos, bactericidas, polen de cannabis macho (ojo que hay alérgicos a él), esporas u hongos (con 50mins a 150º en un horno se pueden destruir algunas, pero no todas... solo una minoría), el gas de los mecheros o residuos de combustión de las cerillas al quemar el hash (La llama del mechero en el hachis provoca mal sabor.)… hablar también de los residuos del vapor de agua o saliva, sudor, etc. que pueden favorecer la proliferación de hongos e infecciones en las vías respiratorias (sinusitis…). Decir que el agua hace que pese más la pieza.

Hablar de las guerras contra las drogas (war drugs), con sus fumigaciones: con paraquat de ese, que es muy peligroso para la salud. Cuidado con el hachis sacado de cosechas fumigadas!

Hablar del cáncer posible, infecciones, etc. de cada adulterante.

Decir que los que tienen enfermedades respiratorias (asma, asma bronquial…) deberían abstenerse de fumar adulterado. El THC va bien para el asma bronquial, pero cuando se consume en forma de yerba o hachis (aunque no este adulterado) durante mucho tiempo, puede ser malo y no bueno.

Hablar de que se almacenan las piezas en lugares poco ventilados, cogen moho… y de los males debidos al poco cuidado al transportar y almacenar.

Existen adulterantes accidentales o casuales, discretos o bruscos (cañamones, trozos de madera, de metales, cristales, cerillas, un cacahuete, etc.)
 

* Cómo adulteran el hachís en la práctica:
 
 

Falta por poner:

· Muestras ficticias
· Cómo escatiman con el hachís y las técnicas que utilizan para ganar más dinero (forma de la pieza: redonda.. vender deprisa en la calle...)
· Cómo purificarlo (no hay que olvidar que para purificarlo hay que conocer bien cuales son sus adulterantes, y muchas veces es imposible purificarlo del todo, la mayoría de las veces, debido al desconocimiento total de todos los adulterantes utilizados)
· Historias reales
· Consejos médicos (fumar en vaporizador con múltiple filtro, actualizarse siempre en las noticias de salud respecto al cannabis y el acto de fumar, etc…. Evitar el bong, la pipa, el xilum y el porro)
· Nuevo tema: el arte de la escultura aplicado al hash: figuritas con hachis!
· Fotos
· Por ultimo: un buen hachis (como extraerlo, mezclarlo con aceite de hachis para subir la potencia, isomerizarlo...)
· Las semillas son legales en España: el autocultivo como alternativa.
· Explicar cómo secar maría y proceso de extracción de hash.
· Lo mejor para conservar es la forma de bola.
· Diferencias entre el hash y la maría.
· No todos los hash se deben cuidar igual pues no todos son iguales.
· En Marruecos lo de hacer hash es algo nuevo.
· Nuevo tema: cómo conservar el hash.
· Nuevo tema: volver bueno el hash (si está seco).
· Diferencias cómo adulteran en la calle por intermediarios o cómo adulteran desde el origen (son dos tipos de adulterantes distintos y de métodos distintos). Es muy frecuente mezclar el hachis bueno con malo.
· Resumen: tema final (con varios puntos).
· Cómo adulteran a partir del material puro (autocultivo, materia prima) o a partir de materia comercial (intermediarios).
· Desmentir mitos de que la coca quita la borrachera y de que los porros apalancan (es mas debido al CBD que al THC que abre la mente). Hablar de la ansiedad que produce a muchos y de que no quita el insomnio a todos.
· Consejos: autocultivo y animar a hacer lo mismo a los amigos, máxima higiene, evitar los hongos y demás contaminantes, usar vaporizador con múltiple filtro, moderarse, con mezclar con otras drogas…
· Bibliografía.
· Enlaces, libros de interés y prensa.
· CBD -> THC -> CBN.
· El hash puro puede llegar a tener un 53% de THC, aunque existen casos de llegar al 60% e incluso superarlo un poco  más. Lo normal sería un 45% de THC para un primera puro o así, aproximadamente.
· Apaleado = cribado.
· El hash de plantas de interior no tiene tanto polvo y tierra, ni tantos adulterantes accidentales.
· Nadie muere por hash? Mentira! Exponer algunos casos en un nuevo tema.
· El hash es preparado para el fin de ser fumado y puede llegar a ser peor para la salud si es consumido vía oral o por cualquier otra vía que ser fumado, aunque no siempre es así y fumado puede ser de las peores vías.
· Análisis de hash-makers, etc.
· Receta: hash bueno 1kg, hash malo 0,5kg, henna < 200gr, leche (condensada? Nestle?), hoja en polvo de color marrón o verde apagado.
· EL hash suele apalancar más que la maría ya que el porcentaje de CBD suele ser mayor en relación con respecto al THC. Sobretodo el marroquí, no tanto en los de autocultivo.
· En holanda el hachis importado se vende tal cual, y mucho esta adulterado. Si uno no se informa y busca, puede acabar fumando peor que en cualquier otro lugar. Lo mismo pasa con Marruecos y en muchos otros lugares, que si te ven con cara de tonto (y aunque no te la vean) te ofrecen siempre mierda si uno no se esfuerza un poco por rechazar lo malo y buscar mejor.
· Podría ser malo oler el hash contaminado cuando está quemando e incluso cuando está apagado. Podría ser malo hasta tocarlo con las manos. Las cenizas pueden ser muy toxicas, hay que tener mucho ojo con el medio ambiente.
· Una de las formas mas comunes de crear hachis polen es mezclar chicha con apaleado adulterado. Es un método clásico mezclar lo bueno con lo malo para sacar mediano y venderlo como bueno.
· Hay gente adicta a los porros que en realidad están al tabaco o al habito de fumar. Lo mismo pasa con la coca y las anfetaminas, etc.
· Al purificar hash, que el agua sea destilada.
· Poner la solubilidad de cada adulterante y buscar las posibles alergias de cada uno de éstos y su toxicidad por vía oral, inhalada, etc.
· Hablar de los traficantes que se perfuman las manos para otorgar ese olor al hash malo, o los que ponen al lado una pieza buena para que coja el olor la mala. O de los que dan a probar primero la buena, etc…
· Muchos traficantes usan el pollinator y hasta el ice-o-lator de lavadora, etc. Cada vez mas métodos.
· Evaporar el THC a 150ºC y luego recogerlo = nuevo método para hacer extracto sin productos químicos y de gran pureza.
· Se han encontrado flores macho (bolas) en el hash.
· Según qué tipos de plantas huelen similar a según qué tipos de marihuana (tallo de tomatera, tomates chinos, el pegamento de los ojos de dragón (es pegajoso y huele a según qué tipo de marihuana/hash)…).
· Hay plantas que tienen tricomas que no son el cannabis.
· El THC se evapora a unos 150ºC (comprobar número exacto), por lo que la llama del mechero es mala y hace que el hash sea narcotico (degradando el THC a CBN).
· Hay quien calcula el THC del hash primero pesando el hash, y luego exponiéndolo a 150ºC durante un tiempo para que el THC se degrade, y lo vuelven a pesar… así la diferencia es el THC que hay. Pero no es un metodo muy exacto, ya que otros componentes a parte del THC también se evaporan (y algún THC en vez de destruirse o evaporarse pasará a CBN y seguirá todavía en el hash).
· Para saber cuánto se ha purificado un hash mediante el método de agua, debe pesarse éste antes y después siempre estando seco.
· Filtrar el hash del agua, al purificarlo, con varios filtros para asegurar que no se pierde nada con el proceso de purificación y no secar al sol. Una vez seco, volver a filtrarlo por agua por si a caso.
· El ice-o-lator, etc. Dejan escapar las glándulas de resina más pequeñas, pero se pueden recuperar con papel de filtro.
· Nuevo aparato: XXXTRACTOR.
· Según el tamaño de la glándula, tiene una propiedad: unas más aromáticas, otras más CBD… preguntar a bubbleman.
· Separar el hash apaleado (típico en España) del soap-bar (típico en UK) y del chernobyl (tipico en Francia).
· El método de purificación se realiza primero con agua muy fría, luego con agua a temperatura ambiente, luego con agua caliente pero no mucho, luego agua muy caliente pero sin hervir, y luego agua hirviendo. Así hasta que salga el agua limpia… luego se seca el hash en lugar seco oscuro y ventilado (no mucho) y cuando está bien seco se vuelve a realizar el método hasta que quede el agua limpia. Después se puede pasar por un filtro como el ice-o-lator, mejor si es congelando ya que las glándulas se hundirán y algunas cosas flotaran… luego se puede realizar un extracto con lo obtenido a fin de purificar más las cosas (un extracto con alcohol, luego con gas… sería perfecto) y luego otra vez pasado por agua. El agua siempre destilada.
· Algunos dicen que el hash flojo, como el marroquí, es bueno cuando es de buena calidad ya que aunque no coloque mucho como el hash de autocultivo, lo comparan como el buen vino y el aguardiente. También dicen que el hachís tiene que ser narcótico (como el marroquí, secado al sol, etc…) , y no estimulante como el de autocultivo. Otros dicen que el hachis de autocultivo fuerte es el mejor ya que no es “paja” como el flojo y que la función del hachis es concentrar el máximo de THC y de potencia en menos espacio.
· Sacar la mejor calidad con las bubblebags es muy difícil.
· El apaleado que se conoce como el hash de ficha, no es el verdadero apaleado. Y el soap-bar no siempre es malo, a veces se parecen a barras de jabon y le llaman soapbar y no tiene por que ser malo.
· Hay más tipos de hachis que de maría, ya que de una sola variedad de maría se pueden sacar diversos tipos de hachis y de estos tipos diversas calidades y variantes.
· Nuevo tema: FAQ (preguntas frecuentes). Porque el hash prensado es mejor? Etc…
· Hay estudios de que el soapbar podría ser un placebo (algo así como el speed que en realidad no es más que polvo blanco inerte). O algo así como irritantes de mucosas en la cocaína, para provocar intranquilidad.
· Nuevo tema: entrevistas (a fabricantes de hash, traficantes, etc.)
· Además de clasificar el hash por su origen, también hacerlo por su punto de venta más famoso. Por ejemplo, el soapbar solo existe en UK… y aunque se trata de hachís marroquí, es adulterado en UK y vendido allí. Por lo tanto, es de origen marroquí y también UK.
· Hay quien empapa hojas y adulterantes en benceno o éter para quitar el color y alterar el gusto de éstas. Luego se fabrica el hachis y no se nota tanto de dónde viene.
· Ahora la calidad del hachís ya no se mide por primera, ni segunda pasada por el tamiz... si no por micrones de los tamices: 73u, etc… de una primera pasada. Luego lo mismo pero de la segunda pasada, etc.
· www.teestanmatando.com : publicidad de fertilizantes orgánicos (dicen que hay fertilizantes para sustrato malos para la salud). A tener en cuenta si el hachis que se saca es de una planta fertilizada con algo malo para la salud.
· Le ponen peso y humedad al hash y hace que un gramo en realidad sea medio (en caso de no estar adulterado).
· Los típicos trucos para detectar el hash malo, quemando el recipiente, el color del humo, la uniformidad de la ceniza, etc… no sirven porque hay adulterantes que no se detectan e incluso podrían mejorar estos factores.
· Hablar de la técnica de adulterantes bruscos: cáscaras de pipa, de cacahuete, canicas, cristales, piedras… todo sirve.
· Pulimento del cargador: boot polish. K koño sera eso???
· Excrementos de animales, café molido, leche en polvo, resina de pino, trementina, barbitúricos, aspirina, ketamina, pegamento, tinte, cera de parrafin (ser parafina?), huevos, harina, diesel, aceite, plástico, caucho, polvo de cemento, tabaco (o extracto de éste, lo cual puede marear y puede ser mortal si se ingiere por via oral… la nicotina es un veneno! Y un enteogeno a dosis mas bajas), cristal en polvo, polvo de natillas o flan, cera de la oreja, silicona, anís, té, menta, hierbabuena, etc…
· El hash marroquí tiene buen aroma y no rasca gracias a su importante sobre-curado (al sol), aunque a veces puede rascar debido a que se ha secado demasiado rápido.
· Nuevo tema: como imitar el hash marroquí, tanto el bueno como el malo.
· Las pegatinas que tienen el hashmaker, el polenet, etc. Se destiñen. A tener en cuenta en comparación de productos para fabricar hash.
· Informarse: cuanto tiempo tienen los marroquíes la maría al sol?
· Lo que distingue un buen hachis y sus cualidades. Explicarlo.
· Hay que hacer movimientos horizontales y no verticales a la hora de menear el hashmaker.
· La mayoría de polen es hoja en polvo (y/o cogollos en polvo) y hash apaleao. Y la mayoría de chicha es hachis de tercera con un poco de goma o pegamento o algo que la haga maleable.
· Se mezcla el hash con tabaco molido y luego se compacta con un secador de pelo o metiendo en periódicos mojados entre hierros calientes.
· Algunos tricomas de algunas plantas podrían añadir no sólo aroma sino también potencia al hachis, además de adulterarlo.
· Hay que vigilar que esté bien tapado el hasmaker antes de meterlo en el congelador… mejor meterlo dentro de unas bolsas. Para que no le entre dentro humedad
· Ojo con los iceolator de lavadora y las lavadoras con restos de detergente.
· La hipocondría y la autosugestión. Si alguien de confianza te da algo malo, te colocará lo más probable. Lo contrario: si te da algo bueno alguien que no es de confianza (a no ser que sea gratis o muy potente hehehehe).
· El bubblehash al estar mojado siempre parece pegajoso y maleable, pero si es de mala calidad al secarse ya no será así.
· En Marruecos tamizan con monedas dentro, para sacar mas cantidad.
· El agua caliente en el iceolator podría hacer hash más narcótico e incluso perder mas potencia y aroma o mejorar la potencia (aunque no creo que el aroma).
· Explicar que cuanto menos calidad tiene un hash, menos pega entre si y más se debe buscar la ayuda de aglutinantes.
· El hash de tamiz huele mejor que el bubblehash.
· Si hay arañas, huevos, ácaros, larvas, etc, en la planta, pueden acabar en el hash. Lo mismo con los hongos, etc.
· Recomendar realizar extracto del hash cuando es malo (o desconocemos su origen o desconfiamos), y refinarlo. Someterlo a altas y a bajas temperaturas, pero no más de 150ªC para que no se pierda el THC.
· Clasificar el hachis según su prensado y según su método de extracción. También su público (público joven y poca economía = apaleado, mas economía = mas calidad, si la persona tiene mas libertad/autonomía = se dedicará al autocultivo).
· El peor hash de la peor parte de la peor maría, es entre 3 y 5 veces mejor, si no más, que el mejor hachis marroquí. (o al menos ser similar).
· Explicar métodos de hacer hash.
· Triposa: buena sativa o muy potente, mucho THC.
· La mayoria de hash es una mezcla de componentes químicos y orgánicos.
· Hablar del mito de la maría triposa o espitosa.
· Poner de qué se compone el polvo (el que hay en las casas y se acumula en muebles, etc… o sea el polvo normal) y otras más cosas.
· Factores más importantes para un hash de calle (street hash, commercial hash): buen aspecto (color, olor, aroma), que haga efecto, que venga de alguien de confianza, y saber su origen.
· Crear subgrupos en los tipos de hachis (por ejemplo, doblecero de primera, doblecero de primera B, doblecero de segunda A, etc.).
· Al calentar el hash con una llama para deshacerlo además de degradar el THC a CBN podría degradar el CBD a THC.
· Dicen que en Marruecos dan de comer maría a los burros (creo que es falso, hay que corroborarlo).
· Recolectan en Marruecos los machos adultos. Están degradados con mucho CBN, cuando los machos tienen mas THC es cuando están en la pubertad (cuando empiezan a florecer).
· Al prensar hash, sale un aceite pegajoso que se le puede llamar también aceite de hachis, pero no tiene nada que ver con el extracto de hash. Es lo que se pega al porro cuando se fuma, el ‘aceitito’ ese que deja… solo que este último se saca con el hachis quemándose, y el primero con el hachis prendándose. El que se saca quemándose es muy narcótico ya que mas que THC tiene CBN.
· El papel de cera (tipo en charcuterías para poner el jamón, etc…) para prensar va muy bien.
· El hash marroquí tiene aroma a la variedad de allí (el kif).
· Secado al sol: degradación de terpenos, THC, CBD, clorofilas y otras cosas mas. Lo mismo por el aire (ventilación excesiva), calentamiento, etc. Y si se prensa en calor, como las bellotas, más. Y si encima es con vapor de agua, aunque no es tanto calor y no degrada tanto, la humedad luego al secarse hace que se degraden también los componentes.
· Hay componentes para el hashmaker o para el polenet para realizar un doblefiltrado (de 150micras y luego de 75 micras, si recuerdo bien).
· El buen hash marroquí se destina a holanda, suiza, usa, Canadá, GB, Centroeuropa, etc. Países donde la marihuana está extendida, y sólo compran hachis si es de muy buena calidad (ya que la gente tiene mucha tolerancia).
· Polenet = 150 micras. Polenet purificador = 60 micras. Tela de acero (inoxidable?)
· Hash makers, etc. : 120/130 micras. Tela de nylon, creo.
· Si se desmenuza la maría con un grinder antes de sacarle el hash, es posible sacar más cantidad de hachis pero menos calidad. Si se usan cogollos enteros mejor.
· Calor de dedos: CBD -> THC. Calor excesivo: THC -> CBN.
· Nuevo tema: La historia de un hash de autocultivo (poner hash enteo-psiquers.txt) y más crónicas de fabricación de hachis paso a paso.
· Nuevo tema, o pregunta para la FAQ: Es comercialmente viable el hachis de autocultivo?
· Nueva prensa: prensa mojada (muy mojada) o humeda (poco mojada).
· Nuevo tema: Tipos de prensa.
· Nuevo tema: métodos de extracción.
· Si el hash se prensa mucho o se usan según que aglutinantes o agua, se deshace más al quemarlo.
· Posible presencia de aceite de coco y de palma, etc. En hash asiáticos.
· Nuevo tema: como distinguir el buen hash.
· El henderás se vende a veces sin prensar, para que abulte más o tenga un aspecto rubio bonito.
· La jerna también puede ser chernobyl y soap-bar.
· El agua del bubblehash podría tener cloro o aloun componente en el que el THC sea soluble (y perderíamos potencia!). Usar agua destilada.
· Trozos de amapolas, adormideras, opio en hash marroquí.
· En Holanda no todos los hash son de donde se indica, algunos son de otros países. Lo mas abundantes son de Marruecos.
· Si el bubblehash se prensa con la bolsa paa que pierda liquido, puede perder aceite esencial y además que se cuele por la tela (o atascarla).
· Si desmenuzas hash y lo vuelves a prensar, puede que ya no burbujee. Puede ser por el calor de la llama también…
· Nuevo tema para dummies: explicar por qué el hash es marrón y la maría es verde, y explicar cómo hacer para que el hachis huela a hash marroquí al que estamos acostumbrados y no a maría.
· Nuevo tema de la FAQ: por qué mi hash de autocultivo no huele como el hash marroquí? Explicar métodos para conseguir tal fin. Explicar la importancia de la yerba de partida (si es kif marroquí, es lo mejor).
· Puede pasar la llama del mechero un hachis recien recolectado de una planta fresca, que contiene THCA, a THC?
· Al mojar el hash en las bubblebags, luego al secarse se oxida (coge oxigeno) lo que puede hacer algún efecto de descarboxilacion.
· Explicar cómo cambia de aspecto, color, tamaño, aroma, sabor, etc. El hash en contacto con el aire, con el agua, al secarse, con el tiempo, etc.
· El hash puro podría tener sustancias, coloreantes y otras más, solubles en agua, sobretodo caliente, por lo que si el agua se colorea NO es un indicativo de mala calidad, a no ser que la coloree mucho o de un color distinto o raro.
· Acetona y eter en cocaína: lo mismo en el hash para crear un mal estar que de la sensación de estar “raro”, osea: colocado.
· El hash de tamiz congelado, no es el mismo que el que no se realiza congelado. Lo mismo cabe decir que el hash no es el mismo cuando se tamiza en zonas o estaciones aridas, que cuando se hacen en humedas y/o frías. Lo mejor seria seco y frió. Poca (o nada?) de humedad y baja temperatura.
· No es facil conseguir alcohol en Marruecos, así que usan otros disolventes para realizar extractos. Podría ser una explicación al porqué se ha encontrado queroseno, aceite de coche, etc.e en hachis.
· Comentar que la chicha es hachis de cuarta adulterado, y a veces poco adulterado. Lo mismo con polen, burbuja, apaleao, etc…
· El hachis es el primer concentrado de marihuana que se conoce.
· Se utilizan anti-apelmanzantes en contacto con el calor. Así la pieza se deshace cuando tiene una llama cerca.
· Una vez se encontraron una piedra y un trozo de goma en el hash. También una bolsa de plástico en el.
· Nuevo tema: campañas contra el soap, el apaleado, etc.
· Se usan benzodiacepinas para adulterar el hash (como valium, etc.).
· Si el finger hash se moldea mas fuerte y más tiempo con los dedos, sale más cantidad debido a que se mezcla con más restos de epidermis. Por lo contrario, ayuda a descarbolixar el CBD a THC.
· La calidad del hachis no solo depende del THC si no del CBD y CBN. Se nota más el efecto de un hachis con 15% d THC y 1% de CBN que uno con 25% de THC y 20% de CBN. Algo a tener en cuenta con los marroquíes.
· Un doblecero bueno marroquí podría superar, a duras penas, el 25% de THC. Un buen hachis de autocultivo, podria llegr al 75% THC, según datos de testigos.
· Poner en la clase de hachis también el CBD y el CBN y no solo el THC. También descripción del aroma y otras particularidades.
· Mas adulterantes: serrín, gasoil (contaminante? Disolvente para extracto? Las dos cosas?), limaduras de hierro y otros metales, aceite de petunia (?)
· Muchos humos de apaleado desprenden humo negro que puede llegar a ensuciar
· Máximo de hash en el apaleado: 25% de resina. Y encima de mala calidad. Lo normal es 10% de hash de quinta y 90% de adulterantes.
· Explicar que en catalunya se llama chicha a lo que en el sur llaman polen. En el sur llaman polen a todo lo bueno.
·